Encontrar el mejor producto de esa categoría no es algo fácil y por eso el equipo de Mejoresdispositivos ha hecho tanto pruebas de productos como investigaciones para ayudarte a elegir la mejor opción. Si compras algo tras los enlaces de nuestro contenido, recibimos un comisión.

Mejores cacerolas 2020

Aunque los estantes de las tiendas estén llenos de una oferta aparentemente infinita de utensilios de cocina, tenemos que ser sinceros y reconocer que la mayoría no son imprescindibles. Sin embargo, hay un objeto que sí es necesario en todas las cocinas, tanto si tus habilidades culinarias se reducen a cocer un huevo como si tus creaciones gourmet reciben elogios de propios y extraños. Esta herramienta milagrosa es el humilde cazo, y te asombraría ver cómo mejoran tus comidas… siempre que lo elijas con sabiduría, por supuesto.

Si el cazo que usas actualmente está deformado, manchado o deja más comida fundida en la base que en el plato, es hora de comprar uno nuevo. Desde la tapa hasta el fondo y desde el borde hasta el mango, este artículo cubre todo lo que necesitas saber sobre cazos. Lee la siguiente guía de compra para saber qué cazo puede presumir de la mejor conductividad del calor, del mantenimiento más sencillo o del diseño más ergonómico. También revisamos nuestros cinco modelos favoritos, que abarcan todos los presupuestos y estilos de cocinado.

Imagen
Nombre
Calificación
Revisar precio

1. Scanpan CTX 1,8 l – El mejor en las pruebas

Este cazo antiadherente ha ganado unos cuantos premios en las pruebas gracias a su versatilidad, su fácil mantenimiento y a las innovaciones empleadas en su fabricación. El CTX se puede utilizar en todo tipo de cocinas, incluso en inducción. También es apto para horno hasta 260 °C.

Este cazo posee una composición única que consiste en cinco capas. La base es de acero inoxidable 18/10 magnético, adecuado para las placas de inducción. Por encima de la base tiene tres capas de aluminio, recubiertas también con otra capa de acero inoxidable para garantizar un calentamiento rápido y una distribución uniforme del calor. Finalmente, la capa superficial tiene un material antiadherente sin PFOA que Scanpan ha denominado Stratanium. Las superficies de Stratanium, que combinan materiales cerámicos, titanio y PFTE, son mucho más resistentes que los revestimientos antiadherentes tradicionales y, además, no liberan sustancias químicas al calentarlas. En las pruebas, los CTX funcionaron perfectamente, incluso cuando se trataba de dorar y brasear, mientras que la mayoría de los cazos antiadherentes tuvieron problemas con estas técnicas.

El diseño de la tapa combina acero inoxidable y vidrio templado. El primero garantiza un sellado óptimo durante el cocinado, mientras que el segundo es muy cómodo para vigilar los alimentos que se están cocinando. Tiene también dos pequeñas ventilaciones para dejar salir el exceso de vapor. Tanto el asa de la tapa como el mango del cazo, ambos remachados, son muy seguros, cómodos y resistentes al calor. A no ser que hayas estado cocinando durante horas, probablemente no necesitarás manoplas para agarrarlos. El borde redondeado garantiza un vertido sin derrames.

En las pruebas, el cazo CTX destacó por su calentamiento muy rápido, uniforme y sin puntos calientes, creando platos excelentes llenos de sabor. No es necesario subir por encima del fuego medio cuando se usa este cazo, ya que su interior de tres capas de aluminio funciona a la perfección. La opinión general en cuanto a su limpieza también es sumamente positiva: la calidad del revestimiento antiadherente es muy buena, por lo que se demora apenas unos minutos en lavar el cazo. Los laterales están ligeramente redondeados para tener mejor acceso, y nada se pega. Aunque Scanpan publicita que los productos CTX son aptos para lavavajillas y se pueden utilizar utensilios metálicos con seguridad, la mayoría de los expertos convienen en que usar utensilios de madera o silicona y lavarlo suavemente a mano evitando los productos abrasivos alargará su vida útil.

El diseño de este cazo es muy atractivo gracias a su exterior pulido con acabado satinado, con el logotipo de Scanpan elegantemente grabado en el mango. El producto está hecho a mano en Dinamarca y viene con una garantía limitada de por vida. Quienes valoran la sostenibilidad también agradecerán que Scanpan utiliza únicamente aluminio reciclado, lo cual no afecta a la calidad, pero sí ahorra muchos residuos que se habrían producido en las minas de aluminio.

En cuanto a sus inconvenientes, varios usuarios se quejan de que, después de algunos años de uso, la capa antiadherente pierde sus cualidades. Por desgracia, sucede lo mismo con todas las superficies antiadherentes. Los expertos coinciden en que, con un mantenimiento cuidadoso y suave, podrás cocinar fantásticos platos con el CTX durante cinco años. Es un tiempo mucho más prolongado que el de la vida útil del típico revestimiento de Teflon, pero el precio también es considerablemente más alto. Algunos usuarios también reportan que el centro de cristal de la tapa es demasiado pequeño para vigilar la comida eficazmente. Al margen de estos aspectos, no hay nada más que objetarle. El CTX es un cazo robusto, cómodo, versátil y que se limpia sin complicaciones. Aunque la superficie de Stratanium no es eterna, sí es cierto que es una verdadera innovación en el mundo culinario que permite disfrutar mucho más de la experiencia de cocinar.

Pros

  • Revestimiento antiadherente duradero.
  • Calienta rápidamente y tiene una excelente retención del calor.
  • Limpieza sin esfuerzo.
  • Mango ergonómico a prueba de calor.
  • Diseño innovador.

Contras

  • El precio es elevado
  • El revestimiento antiadherente tiende a perder propiedades con el paso de los años.

Especificaciones

  • Material: Acero inoxidable 18/10
  • Capacidad: 1,8 l
  • Diámetro: 16 cm
  • Peso: 1,31 kg
  • Revestimiento antiadherente: Sí
  • Tapa: Sí (acero inoxidable/vidrio templado)
  • Mangos aislantes del calor: Sí
  • Apto para horno: Sí
  • Apto para lavavajillas: Sí (se recomienda lavar a mano)
REVISAR PRECIO

 

2. iitala Tools 2 l – El mejor diseño

El diseño del cazo iitala Tools es tan atractivo que puedes llevarlo directamente de la cocina a la mesa. Esta línea de batería de cocina ha sido creada por el diseñador sueco Björn Dahlström en colaboración con chefs profesionales. En un examen más minucioso, tenemos que convenir que el resultado es tan funcional como hermoso.

El cazo está formado en su totalidad por tres capas: las capas interior y exterior son de acero inoxidable 18/10 cepillado, mientras que la intermedia es de aluminio para contribuir a una distribución óptima del calor. Los usuarios coinciden en que el cazo iitala Tools calienta los alimentos de forma muy rápida y uniforme sin quemarlos. Cuenta con una escala grabada en el interior del cazo para comodidad del cocinero, y su borde ancho garantiza un vertido sin goteos. Este material de tres capas se puede utilizar en todo tipo de cocinas, incluso en el horno. Además, es apto para el lavavajillas.

El mango y el asa son huecos, y se mantienen lo suficientemente fríos durante el cocinado como para poder tocarlos. Están soldados para facilitar la limpieza y su forma generosa permite asirlos con comodidad. La tapa también es de acero inoxidable, así que no tendrás que preocuparte por los límites de temperatura en el horno. La tapa ajusta muy bien, aunque tiene una pequeña abertura para permitir la salida de vapor.

Este cazo tiene una desventaja importante: su precio. Esto es algo a tener en cuenta, especialmente si tienes planeado comprar otros utensilios de cocina con el mismo nivel de diseño y estilo. Sin embargo, la calidad justifica el precio y muchos usuarios comentan que, incluso después de años de uso regular, el cazo iitala Tools no solo conserva su atractivo aspecto, sino que continúa cocinando platos excelentes.

Pros

  • Calienta rápidamente y tiene una excelente retención del calor.
  • Exterior robusto de acero inoxidable cepillado.
  • Mango ergonómico a prueba de calor.
  • Diseño elegante y profesional.

Contras

  • Caro.

Especificaciones

  • Material: Acero inoxidable 18/10
  • Capacidad: 2,0 l
  • Diámetro: 18 cm
  • Peso: 2,39 kg
  • Revestimiento antiadherente: No
  • Tapa: Sí (acero inoxidable)
  • Mangos aislantes del calor: Sí
  • Apto para horno: Sí
  • Apto para lavavajillas: Sí
REVISAR PRECIO

 

3. GreenPan Cambridge 1,6 l – La mejor relación calidad-precio

El GreenPan Cambridge es un cazo asequible fabricado en aluminio, que presenta el mismo recubrimiento antiadherente cerámico Thermolon que los modelos más caros de esta marca. Varios usuarios comentan que esta pieza es ligera, fácil de levantar y mover sin sobrecargar las muñecas. El recubrimiento de GreenPan está completamente libre de PFOA, plomo y cadmio, y la base contiene acero, por lo que es fácilmente detectable por las cocinas de inducción.

El revestimiento antiadherente cerámico está hecho principalmente de silicio (el elemento más abundante en la composición de la arena) y está reforzado con partículas de diamante para dotarlo de mayor durabilidad. La superficie es extraordinariamente suave y brillante, lo que confiere a este cazo una apariencia más elegante. En las pruebas también probó ser verdaderamente antiadherente, incluso en preparaciones complicadas como el caramelo. Los usuarios han reportado que la comida parece deslizarse fácilmente por la superficie incluso con un uso mínimo de aceite. Aunque se observó una ligera cantidad de comida pegada al cocinar carne picada en una placa de inducción, pero se limpió fácilmente con una esponja.

Este cazo no tiene boquilla, pero el borde está ligeramente redondeado para verter sin derrames. La superficie exterior de la base está texturizada, haciéndola más estable y menos propensa a deslizamientos en la cocina. El mango largo de plástico permanece completamente frío durante el cocinado y es muy cómodo de sostener. Está atornillado, no remachado. Por tanto, la superficie en el interior del cazo es completamente lisa, sin ningún punto no recubierto donde pueda pegarse la comida. Si se suelta el mango, puede ajustarse fácilmente con un destornillador.

Lo que encontramos decepcionante en este modelo es que la tapa no está incluida. Además, aunque el cazo GreenPan Cambridge es compatible con todo tipo de cocinas, su uso en el horno está limitado a 180 °C, y muchas recetas precisan temperaturas más altas. Aunque el fabricante asegura que la superficie del cazo es apta para su uso con utensilios de metal, obviamente no es buena idea utilizarlos si quieres preservar la vida útil de tu batería de cocina. El mismo criterio se puede aplicar al lavado en lavavajillas. Varios usuarios advierten que el recubrimiento antiadherente pierde sus propiedades con el tiempo, incluso aunque se cuide con esmero. Sin embargo, este cazo es fácil de usar y se cocinan grandes platos en él, además de tener un buen precio. El recubrimiento antiadherente tiene una garantía de cinco años, por lo que el cazo GreenPan tiene una excelente relación calidad-precio.

Pros

  • Asequible.
  • Ligero.
  • Calienta rápidamente.
  • Mango muy aislante del calor.
  • Revestimiento antiadherente cerámico.

Contras

  • No incluye tapa.
  • El uso en horno está limitado a 180 °C.
  • El revestimiento antiadherente tiende a perder propiedades con el paso de los años.

Especificaciones

  • Material: Aluminio
  • Capacidad: 1,6 l
  • Diámetro: 16 cm
  • Peso: 0,57 kg
  • Revestimiento antiadherente: Sí
  • Tapa: No
  • Mangos aislantes del calor: Sí
  • Apto para horno: Sí
  • Apto para lavavajillas: Sí (se recomienda lavar a mano)
REVISAR PRECIO

 

4. WMF Mini 0,9 l – El mejor para hogares pequeños

Si habitualmente cocinas para una o dos personas y tu espacio en la cocina es limitado, este cazo compacto de acero inoxidable y, sin embargo, asequible se convertirá en un aliado imprescindible. También es muy útil para pequeñas tareas culinarias en hogares más grandes. Con un diámetro de tan solo 14 cm, tiene suficiente capacidad para preparar comidas ligeras y es fácil de guardar.

El Mini está fabricado con acero inoxidable de grado 18/10. WMF cuenta con su propia marca registrada de acero inoxidable, Cromargan®. No obstante, después de investigaciones exhaustivas, no encontramos ninguna prueba convincente de que presente ventajas significativas sobre otras baterías de cocina de acero inoxidable 18/10. En cualquier caso, con el grado 18/10 nunca te equivocarás: es robusto, resistente a la corrosión, no contamina el sabor de los alimentos y es apto para el lavavajillas.

La base de este cazo tiene también un nombre elegante: TransTherm®. Lo que significa es que está formada por una capa de aluminio encapsulada en un recubrimiento de acero cromado. El resultado es un calentamiento rápido y homogéneo sin puntos calientes. Si algo se quemara, la mayoría de los usuarios concuerdan en que la limpieza es bastante simple. Sin embargo, unos cuantos usuarios también reportaron que la base tiende a decolorarse y mancharse. Para proteger la capa de la base, WMF no recomienda usar lana de acero ni otros productos de limpieza abrasivos.

El mango soldado es hueco y no se calienta durante el cocinado. También es ligeramente más corto cuando se compara con otros modelos. Esto ayuda a ahorrar aún más espacio. El cazo se puede utilizar en todo tipo de cocinas y en el horno. Probablemente, el inconveniente más importante de esta serie es que los cazos WMF Mini más pequeños no incluyen tapa. Si necesitas la tapa para cocinar o para guardar la comida, tendrás que buscarla y comprarla por separado. Por lo demás, el WMF Mini es un cazo pequeño y fiable que ofrece una fantástica relación calidad-precio.

Pros

  • Asequible.
  • Compacto.
  • Calor uniforme.
  • Mango a prueba de calentamiento.

Contras

  • No incluye tapa.
  • Algunos usuarios reportaron manchas en la base.

Especificaciones

  • Material: Acero inoxidable 18/10
  • Capacidad: 0,9 l
  • Diámetro: 14 cm
  • Peso: 0,57 kg
  • Revestimiento antiadherente: No
  • Tapa: No
  • Mangos aislantes del calor: Sí
  • Apto para horno: Sí
  • Apto para lavavajillas: Sí
REVISAR PRECIO

 

5. Tefal Extra Brownie 3,0 l – El mejor cazo ligero

Si buscas un cazo grande que no te torture las muñecas, el cazo Tefal Extra Brownie es una elección perfecta. Caben con facilidad los 3 litros de alimento y pesa menos de 500 gramos, por lo que es excelente para familias grandes. Además, es tan asequible como ligero.

El cazo está fabricado con aluminio forjado 100% reciclado, así que se calienta rápida y homogéneamente. Una capa antiadherente cubre tanto el interior como el exterior del cazo. La comida se cocina de forma rápida y se desliza por la superficie sin pegarse. El recubrimiento interior de este cazo tiene una tonalidad antracita, mientras que el exterior es de color chocolate. El cazo Tefal es muy bonito y, de hecho, provoca deliciosas asociaciones mentales con los brownies.

El borde es ancho y redondeado, por lo que es fácil verter el contenido sin derramarlo. El mango de plástico con apoyo para el pulgar se mantiene frío durante el cocinado y es muy ergonómico. Lamentablemente, este material limita el uso del cazo en el horno a un máximo de 175 °C. El revestimiento antiadherente no contiene PFOA ni metales pesados, pero sí PFTE. Varios usuarios comentaron que la superficie se raya con bastante facilidad y que, después de un tiempo, la comida empieza a pegarse. Sin embargo, no hay cazuela antiadherente que dure para siempre. Hay una garantía de 2 años, así que es de esperar que este cazo Brownie tenga una vida útil decentemente larga.

A juzgar por los comentarios de los usuarios, las placas de inducción no detectan el cazo Tefal Brownie. Sin embargo, el mayor inconveniente es que no incluye tapa, algo que sería de mucha utilidad por tratarse de un cazo tan grande. Aun así, teniendo en cuenta lo barato que es este cazo, podrías comprar una tapa por separado sin exceder tu presupuesto.

Pros

  • Muy económico.
  • Extremadamente ligero.
  • Calienta rápidamente.
  • Mango muy aislante del calor.
  • Revestimiento antiadherente.

Contras

  • No incluye tapa.
  • El uso en horno está limitado a 175 °C.
  • No funciona en cocinas de inducción.
  • El revestimiento antiadherente tiende a perder propiedades con el paso de los años.

Especificaciones

  • Material: Aluminio
  • Capacidad: 3,0 l
  • Diámetro: 20 cm
  • Peso: 0,48 kg
  • Revestimiento antiadherente: Sí
  • Tapa: No
  • Mango aislante del calor: Sí
  • Apto para horno: Sí
  • Apto para lavavajillas: Sí (se recomienda lavar a mano)
REVISAR PRECIO

 

Guía de compra

Un cazo es un elemento de la batería de cocina que se caracteriza por tener laterales altos y un área de cocinado relativamente pequeña, perfecta para una distribución homogénea del calor cuando se cocinan líquidos o salsas. Algunos chefs argumentan que es la pieza más esencial de cualquier cocina, adecuada para casi todo, desde cocer patatas hasta preparar sopas o delicatessen como las vieiras o el caramelo. Los tres aspectos fundamentales que deben tenerse en cuenta a la hora de elegir un cazo son: el tamaño, el diseño y el material. En esta guía de compra hablaremos de cómo combinar estas tres características y encontrar el cazo perfecto para tu estilo de cocina.

Encuentra el cazo perfecto para ti

Es posible que hayas visto recomendaciones diciéndote que en toda cocina son indispensables dos, tres o incluso más cazos de tamaños distintos. A no ser que estés entregado en cuerpo y alma a la cocina, probablemente no sea verdad. Para el cocinero ocasional o para alguien que está equipando su cocina por primera vez, un cazo de tamaño pequeño o mediano es perfecto para empezar. A partir de ahí, la experiencia te ayudará a decidir si necesitas un segundo o un tercer cazo. Al invertir en un solo utensilio de cocina pero de buena calidad, obtendrás mejores comidas (y ocupará menos espacio) que con una batería de cocina entera compuesta por piezas más baratas.

Los cazos pueden agruparse en tres tamaños aproximados. Los cazos pequeños tienen una capacidad inferior a 2 litros. Son perfectos para cocinar para una o dos personas, o para realizar tareas culinarias sencillas, como hervir huevos o calentar sopa. También son útiles si la receta requiere únicamente una pequeña cantidad de alimento, como, por ejemplo, una salsa de caramelo para el postre. Son ligeros y no ocupan mucho espacio en el armario.

Los cazos medianos tienen una capacidad de 2 a 3 litros, lo cual suele ser suficiente para cocinar para 2 a 4 personas. Son muy versátiles y útiles. Sirven para casi todo, desde preparar arroz o verduras, a batir una salsa de queso o reducir una salsa de carne.

Todo lo que esté por encima de los 3 litros se puede considerar como un cazo grande. Estos son más adecuados para familias numerosas o para personas que reciben invitados con frecuencia, ya que se pueden preparar platos como risotto o cremas para todos los comensales en un solo cazo. Los cazos grandes también son perfectos para salsas que se sirven en cantidades generosas, como la bolognese.

Finalmente, tal vez hayas oído decir que el cazo tiene un primo francés llamado saucier. Los dos se parecen bastante, pero el saucier tiene laterales acampanados y más bajos, así como un área de cocinado mayor en la base. Los cazos saucier normalmente tienen una capacidad de 2,5 litros o más. También son más caros. Sin embargo, son muy adecuados para cocinar platos más avanzados que requieran batir y remover, ya que es imposible que la comida se quede por los rincones. El cazo tradicional normalmente es más estable y sus laterales más altos funcionan mejor para calentar o hervir grandes cantidades de líquido sin manchar. Si no consigues decidirte por uno de los dos, actualmente muchos fabricantes hacen híbridos muy bonitos: cazos con laterales altos, pero ligeramente redondeados que combinan lo mejor de ambos mundos.

Cocinar con clase

Puede que no te importe si tu cazo es lo suficientemente elegante como para servir directamente con él en la mesa, pero un diseño bien pensado sin duda mejorará tu experiencia en la cocina. Ya hemos descubierto que un cazo con los laterales ligeramente redondeados puede ser más cómodo para remover la comida. Otro detalle que debes tener en cuenta es que el cazo tenga un borde ancho y redondeado que permita verter sin gotear. Algunos cazos tienen boquilla, pero solo puedes verter con la mano derecha y, probablemente, deje escapar demasiado vapor durante el cocinado.

Respecto a las tapas, normalmente tendrás que elegir entre metálicas y de vidrio templado. Cada una tiene sus pros y sus contras. El vidrio templado es más cómodo para controlar la comida mientras se cocina, aunque la visibilidad es muy limitada: con frecuencia, el vapor empañará el vidrio y tendrás que levantar la tapa de todas formas. Estas tapas, normalmente, no ajustan tan bien como las de metal y limitan su uso en el horno (si optas por el vidrio, comprueba cuidadosamente cuál es la máxima temperatura que soporta).

Las tapas de metal ajustan mejor y se pueden utilizar a altas temperaturas. Lamentablemente, no te permitirán observar la comida durante los primeros instantes del cocinado. Algunos fabricantes combinan ambos materiales, creando así tapas con un ajuste casi perfecto compuestas por un aro metálico y un centro transparente de cristal. Da igual qué tipo de tapa prefieras, lo esencial es que conserve bien la humedad mientras permite que escape un poco de vapor.

No todos los cazos vienen con la tapa incluida. Si el tuyo no la incluye, comprueba si es fácil comprarla por separado. Es posible que en algún momento la encuentres útil.

En cuanto a las asas y mangos, lo principal es que sean cómodos y ofrezcan un agarre seguro. Los mangos más grandes y anchos suelen dar mayor sensación de seguridad en la mano. Si buscas un cazo que tenga una capacidad superior a los 3 litros, comprueba si tiene además una práctica asa de ayuda. Recuerda que, cuanto más grande sea el cazo, más pesado será una vez lleno.

En segundo lugar, los mangos deben ser resistentes al calor. Lo que queremos decir con resistentes al calor es que no deberían calentarse ni mucho ni demasiado rápido. Con el calentamiento prolongado del cazo, absolutamente todos los mangos se calientan. Sin embargo, algunos se pueden tocar con seguridad durante más tiempo que otros. Los mangos de madera y plástico ofrecen el mejor aislamiento frente al calor, pero su uso en el horno es muy limitado. Por eso, muchos fabricantes usan mangos huecos de acero inoxidable. Dado que la superficie en contacto directo con el cazo es relativamente delgada y el calor se distribuye uniformemente, los mangos huecos pueden sujetarse con seguridad durante toda el proceso de cocinado.

A continuación, deberías saber que existen diferentes formas de sujetar el mango al cazo. Uno de los métodos más simples es usar tornillos. Este sistema era el más utilizado en las baterías de cocina baratas, pero actualmente también lo usan algunos fabricantes muy conocidos. Por desgracia, los tornillos tienden a acumular óxido y suciedad, o se sueltan con el paso del tiempo. La buena noticia es que puedes apretarlos tú mismo o encontrar otro tornillo del mismo tamaño y sustituir el defectuoso, evitando la necesidad de reemplazar la cazuela.

Los remaches son los conectores más habituales en las baterías de cocina. Se trata de pequeñas piezas de metal que se aplastan entre la pared del cazo y su mango; luego se deforma cada remache para crear una cabeza y sujetar ambas piezas con seguridad. Este método es considerado muy seguro. Aunque los mangos de baja calidad unidos con remaches acabarán soltándose un poco, te proporcionan tiempo más que suficiente para que reemplaces esa pieza de la batería de cocina antes de que su uso se vuelva peligroso. El inconveniente de los remaches es que sobresalen dentro del cazo, creando espacios difíciles de limpiar donde se puede acumular suciedad y bacterias. Aunque no es imposible mantener limpia una batería de cocina con remaches, sí requerirá un poco más de esfuerzo.

Finalmente, mangos y asas se pueden unir desde el exterior mediante soldaduras. No todos los materiales se pueden soldar. Por eso, normalmente encontrarás el mango soldado en cazos y cazuelas de acero inoxidable. El inconveniente latente en los mangos soldados es que, en teoría, podría fallar de repente mientras transportas una cazuela llena de comida caliente. Por eso es probable que hayas visto recomendaciones que dicen que evites a toda costa los mangos y asas soldados. Sin embargo, lo cierto es que las uniones soldadas son una técnica muy utilizada en la construcción para uniones que deben resistir cargas mucho mayores que unos pocos kilos de sopa. Como en aviones y barcos, por ejemplo. Por eso, si elijes una batería de cocina de acero inoxidable con mangos soldados y fabricada por una marca acreditada, los mangos y asas soldados funcionarán bien y su limpieza será más sencilla.

El material importa

Para fabricar cazos se utilizan varios materiales diferentes, y cada uno de ellos tiene sus puntos fuertes y puntos débiles. Antes de decidirte, deberías tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Respuesta al calor y conductividad del calor – Estos aspectos indican lo rápido que el cazo o la cazuela de este material se calienta y se enfría. La respuesta al calor de los cazos es esencial para la cocina de precisión.
  • Retención del calor – Esta cualidad describe durante cuánto tiempo puede mantener la temperatura un determinado material. Las baterías de cocina con gran retención del calor son ideales para recetas que requieran un cocinado prolongado o para mantener la comida caliente una vez retirada del fuego o mientras se sirve.
  • Mantenimiento – Se refiere a lo fácil que es limpiar el cazo, cuánto demora la limpieza y si tiende a quemarse, mancharse o reaccionar con ciertos tipos de alimentos.Precio – Obviamente, algunos materiales son más caros que otros. Sin embargo, el precio no siempre se corresponde con sus ventajas.

Los materiales más utilizados en la fabricación de cazos (solos o combinados) son el cobre, el aluminio, el acero inoxidable, el hierro colado y el titanio. En los próximos párrafos compararemos sus cualidades. También echaremos un vistazo rápido a distintos tipos de revestimientos antiadherentes, ya que estos pueden afectar al desempeño de tu cazo.

Cobre

Entre los materiales utilizados para fabricar utensilios de cocina, el cobre obtiene el primer lugar en respuesta al calor. Se calienta rápida y uniformemente, y se enfría en cuanto se retira del fuego. No es de extrañar que los chefs profesionales utilicen baterías de cocina de cobre para preparar salsas de elaboración compleja, carnes perfectamente doradas, caramelizaciones para chuparse los dedos y otras recetas que requieren un control preciso de la temperatura.

El principal inconveniente del cobre es que es reactivo y necesita una capa protectora de estaño o de acero inoxidable para usarlo con seguridad en la cocina. La mayoría de los profesionales prefieren el estaño, ya que esta aleación influye mínimamente en la conductividad del cobre. Sin embargo, esta capa se desgasta con el tiempo y debe recurrirse a un profesional para restaurarla. Para el uso doméstico funciona mejor el recubrimiento de acero inoxidable: obstruye ligeramente la respuesta al calor, pero es más fácil de mantener y dura más.

El siguiente problema con el cobre es que no se puede utilizar sobre superficies de inducción y tampoco es apto para el lavavajillas. Además, para mantener ese precioso lustre rojizo es necesario pulirlo regularmente. Finalmente, es el material más caro de todos los utilizados en baterías de cocina. En general, los utensilios de cobre no son nuestra primera recomendación para usuarios domésticos. Sin embargo, si tus habilidades en la cocina son dignas de un chef con estrellas Michelin, este es tu material.

Aluminio

El aluminio es el segundo mejor conductor después del cobre, y también es bastante más barato. Además es muy ligero, de ahí la popularidad de las baterías de cocina de aluminio. Sin embargo, también es un metal reactivo, por lo que puede modificar el sabor y el color de los alimentos ácidos. Normalmente, las cazuelas de aluminio están recubiertas con un revestimiento antiadherente o una capa de acero inoxidable. Otra opción es anodizar su superficie: se vuelve más oscura y deja de ser reactiva, es resistente a los rayones y desarrolla propiedades antiadherentes. El único inconveniente de las baterías de cocina de aluminio anodizado es que, debido a su color oscuro, es difícil controlar el proceso de cocinado.

Acero inoxidable

El acero inoxidable es uno de los materiales más utilizados en utensilios de cocina. Se fabrica añadiendo cromo y níquel al acero para que adquiera propiedades anticorrosivas. En las baterías de cocina de acero inoxidable verás números como «18/10». El primer número describe el porcentaje de cromo que hay en la aleación y el segundo el porcentaje de níquel. Cuanto más alto sea el número, más resistirá tu cazo al óxido y a los ácidos, así que apunta alto. El grado más alto utilizado en utensilios de cocina es 18/10, aunque 18/8 posee propiedades similares.

Los utensilios de acero inoxidable son robustos, no reaccionan con otras sustancias, son aptos para el lavavajillas y resistentes a los rayones. Funcionan perfectamente en las cocinas de inducción. El inconveniente del acero inoxidable es su mala conductividad del calor, por eso apenas se ven utensilios hechos enteramente de acero inoxidable. Normalmente, las baterías de cocina contienen una capa de aluminio o cobre.

Hierro colado

Por mucho que nos gusten las ollas y cacerolas de hierro colado, este material no es nuestra primera opción para un cazo. Se caracteriza por su excelente retención del calor. Sin embargo, no tiene buena respuesta al calor. Este es el motivo por el cual no funciona bien con las recetas de salsas delicadas en las que es importante mantener temperaturas precisas. Además, el hierro colado es pesado, más aún si tiene un revestimiento de esmalte. Dado que un buen cazo debería ser fácil de sostener con una mano cuando está lleno, funcionan mejor otros metales más ligeros. Por otro lado, si se mantiene bien, las baterías de cocina de hierro colado perduran por generaciones y son compatibles con las cocinas de inducción.

Titanio

El titanio es toda una innovación en los utensilios de cocina. Este metal es extremadamente robusto y ligero, no reacciona con otras sustancias e incluso tiene propiedades antiadherentes. Suena perfecto, ¿verdad? Lamentablemente, como sucede con el acero inoxidable, el titanio es mal conductor del calor, además de caro. Es por eso que no se usa solo, sino que se utiliza para añadir durabilidad a la capa de recubrimiento interior o exterior de baterías de cocina fabricadas con otros materiales.

Multicapa

A estas alturas, probablemente ya debes haber adivinado que los mejores cazos están hechos de varios metales. De hecho, cuando vayas a comprar, a menudo verás términos como «3 capas», «5 capas» o «7 capas». Cada capa es de un metal con una función diferente. La combinación más común es 3 capas, con núcleo de aluminio o cobre entre dos capas de acero inoxidable. Ambas combinaciones funcionan bien, pero la de cobre es significativamente más cara. Existen combinaciones de más capas, pero con frecuencia no mejoran significativamente el rendimiento al compararlas con la de 3 capas. Lo que sí aumenta es el peso y el precio.

Lo más importante a tener en cuenta es si el cazo está totalmente revestido con las múltiples capas y si estas se extienden por los laterales o si cuenta con un disco encapsulado multicapa únicamente en la base. Los cazos con varias capas en toda su extensión se calientan más uniformemente, sin quemar ni ennegrecer los alimentos. Esta es tu mejor opción, sin lugar a dudas. Sin embargo, un cazo de 3 capas bien fabricado con una base encapsulada también tiene un desempeño decente y cuesta considerablemente menos.

Antiadherente

Las baterías de cocina con revestimiento antiadherente son claramente las más fáciles de limpiar. Además, actualmente la mayoría de las marcas no utilizan PFOA y duran mucho más que antes. Dicho esto, vale recordar que ningún revestimiento antiadherente dura para siempre. En cuanto se raya o se estropea, la limpieza se convierte en un verdadero problema. Por eso, la decisión se basa en escoger entre una batería de cocina antiadherente para disfrutar cocinando sin esfuerzo durante unos cuantos años y después comprar otra batería; o invertir en cazuelas con interior de acero inoxidable que pueden durar toda una vida, pero que requieren más tiempo de limpieza. La elección es tuya. Sin embargo, si optas por la primera, deberías saber que hay básicamente dos tipos de revestimientos antiadherentes.

Las superficies de PTFE o politetrafluoroetileno son las más comunes (piensa en el Teflon), resistentes y relativamente asequibles. El inconveniente es que no deben calentarse por encima de los 260 °C, ya que, sometidos a temperaturas extremas, pueden liberar gases que resultarían letales para los pájaros y podrían causar síntomas parecidos a la gripe en humanos. Aclarado esto, es importante saber que a temperaturas más bajas los revestimientos de PTFE no son tóxicos y son perfectamente seguros.

Los revestimientos de esmalte cerámico son considerados más seguros y mejores para el medio ambiente, siempre y cuando no contengan metales pesados como plomo o cadmio. La mala noticia es que también suelen ser más caros. Recomendamos decantarse únicamente por marcas con una reputación reconocida, ya que un cazo con revestimiento cerámico de mala calidad durará incluso menos que uno con revestimiento de PTFE.

Cualquiera sea tu elección, nunca calientes en exceso tu batería de cocina antiadherente. No dejes los cazos y cazuelas vacíos sobre el fuego encendido y no los calientes por encima de un valor medio. Independientemente de lo que diga el fabricante, no es recomendable usar utensilios de metal ni meterlos en el lavavajillas. Si apilas la batería de cocina para ahorrar espacio, pon siempre un papel de cocina o un paño entre los cazos y cazuelas que tengan revestimiento antiadherente.

Conclusión

Armado con toda esta sabiduría sobre cazos, ya estás a un solo paso de alcanzar nuevos logros culinarios en tu cocina. Como no existe el modelo perfecto para todos, a la hora de seleccionar nuestras cinco recomendaciones favoritas hemos tenido en cuenta distintos estilos de cocina, volúmenes y categorías de precios. Sin embargo, todos estos cazos ofrecen una excelente relación de distribución de calor, versatilidad y facilidad de uso por su precio de venta. Lo único que tendrás que descubrir por ti mismo es qué salsa deliciosa quieres preparar primero.

HAGA CLIC PARA CALIFICAR ESTE POST!
Total: 0 Promedio: 0
Botón volver arriba