cómo aliviar el dolor de espalda

Una de las dolencias que afectan con más regularidad a las personas es el dolor de espalda. No importa la edad ni la condición de alguien, afecta tanto a niños como a adultos mayores, bien sea que estén sanos o no.

Son varias las causas que pueden darle origen a la aparición de un dolor de espalda: desde una sencilla fatiga después de haber pasado mucho tiempo de pie, o deberse a razones complejas como una condición o enfermedad.

Ahora bien, la duda que nos embarga a todos es: ¿cómo aliviar el dolor de espalda?

Calor, el mejor aliado

Desde nuestras casas podemos ponerle fin al dolor de espalda de manera cómoda, sencilla y rápida.

Aunque es muy común la práctica de tomarse algún tipo de analgésico como paracetamol, un estudio publicado por Christopher Williams, catedrático de la Universidad de Sydney, indica que aunque este analgésico sirve para contrarrestar ciertos dolores no aplica para el caso del dolor de espalda.

Se investigó a un grupo de 1625 personas, dividido en 3 subgrupos a los que se les suministraban distintas dosis de paracetamol al día, exceptuando un grupo al que se le entregaban pastillas falsas. Una vez culminado el plazo del estudio, los resultados del alivio de cada grupo resultaron muy similares.

Por otra parte, la Universidad de Antioquia, Colombia, llevó a cabo una serie de estudios en los que se realizaron 9 ensayos con un total de 1119 personas. Se concluyó que el uso de calor es más eficiente que los placebos orales contra dolores agudos o subagudos de espalda.

El calor para el dolor de espalda demostró ser una solución a corto plazo, cuando se aplica con vendaje caliente por 8 horas o con una manta eléctrica por 25 minutos.

Calentador o manta eléctrica

La manta eléctrica es uno de esos artículos que no se puede dudar en comprar cuando se tenga la oportunidad. Es una gran opción para invierno, cuando se necesita un poquito de calor directamente en nuestro cuerpo, y también representa una solución eficaz contra distintas dolencias.

La utilización de un calentador eléctrico como método de alivio del dolor es de los más sugeridos en el ámbito mundial, gracias a la relajación muscular que produce una fuente de calor directa como esta. Por esto, dolor lumbar y calor deben venir a nuestra mente siempre juntos.

Cómo lo uso para aliviar el dolor

cómo aliviar el dolor de espaldaAunque cada calentador posee sus instrucciones específicas de uso, puedes conocer de antemano algunas generalidades.

Lo recomendable es mantenerlo en uso durante aproximadamente 20 o 25 minutos sobre la zona que se encuentra afectada, para que el calor generado pueda penetrar a través de la piel justo sobre el área que queremos aliviar.

Se puede utilizar directamente sobre la piel o encima de alguna otra manta o sábana delgada. No obstante, no debes colocarle ningún otro objeto encima, ni siquiera otra manta o cobija, pues de esta manera el calentador se podría recalentar.

Cuando se utilice directamente sobre la piel hay que vigilar la temperatura a la que coloquemos el calentador y el tiempo de uso, ya que podría generar alteraciones en la piel si no se siguen las recomendaciones indicadas.

Como es un artefacto eléctrico, no puede entrar en contacto con el agua mientras esté conectado, y si se desea lavar hay que desconectar el cable de electricidad. La mayoría de las mantas eléctricas permiten ser lavadas a máquina con agua fría o tibia, pero es importante revisar esto en sus indicaciones.

Si se lava, nunca se debe retorcer la manta para escurrir el agua, ya que esto podría dañar de forma importante el sistema de cableado que se encuentra en su interior. Lo ideal es dejar que seque al aire libre.

Si hay niños en la casa, se sugiere no dejar el aparato al alcance de ellos, y mucho menos dejarlo conectado, pues representa un riesgo al tratarse de electricidad.

Por último, al terminar de usar la manta eléctrica se debe esperar a que se enfríe antes de doblarla para guardarla.

Beneficios

El costo de inversión no suele ser exageradamente alto. Los calentadores eléctricos no se presentan como un artículo excesivamente caro en el mercado y, además, tienen un largo tiempo de duración si se les mantiene con su debido cuidado.

Es una solución que se tiene a la mano en cualquier momento estando en casa. Si se llega a presentar un dolor de espalda inesperado, basta con conectar el calentador y dejar que surta efecto desde la comodidad de nuestro hogar.

El calor se distribuye homogéneamente por toda la extensión de la manta, logrando así alcanzar cada rincón de piel sobre la cual coloquemos el aparato.

En ciertos modelos se puede escoger el grado de temperatura deseado. Cada persona percibe de manera diferente y tiene más o menos tolerancia al calor; con el calentador eléctrico puede medir qué temperatura se ajusta mejor a sus gustos y necesidades.

El calor ayuda a la relajación muscular y a evitar los espasmos.

Otras consideraciones

Hay que tener en cuenta algunos aspectos que deben saberse para no utilizar incorrectamente la manta y causar algún tipo de inconveniente por falta de información.

La Sociedad Americana Contra el Cáncer señala que hay varios aspectos que deben manejarse con cuidado al momento de aplicar calor sobre la piel:

  • No debe aplicarse directamente sobre la piel. Hay que procurar tener alguna tela de por medio; con el uso de la manta eléctrica, con su funda ya tenemos la tela que ellos sugieren.
  • Evitar quedarse dormido mientras se esté utilizando el aparato. Como ya se mencionó anteriormente, el tiempo recomendado de uso oscila entre los 20 minutos y la media hora. Por esto, es importante vigilar no excederse.
  • Evitar el uso de calos si se tiene alguna herida reciente en el área que pueda sangrar, ya que este podría generar o aumentar el sangrado.
  • Evitar aplicar calor sobre zonas del cuerpo en las que se esté recibiendo algún tipo de tratamiento de radiación.

 

Otras lecturas