La higiene y el cuidado personal es un aspecto fundamental para conservar una buena salud y una imagen personal adecuada. Una de las facetas más importantes de la higiene personal es el cuidado bucal, la salud de nuestros dientes, lenguas y encías; que para poder cuidar adecuadamente, tenemos que aprender cómo lavarse los dientes correctamente.

Bien sea por descuido, falta de hábito o simplemente por desinformación, son muchas las personas en el mundo que sufren de mal aliento, caries, gingivitis y otras enfermedades relacionadas con una salud bucal deficiente. La piedra angular para arreglar este problema definitivamente es muy simple: aprender cómo cepillarse bien los dientes.

Encuestas realizadas recientemente revelan números alarmantes con respecto a la salud bucal y el hábito del correcto cepillado de dientes: Solamente en Estados Unidos, más del 30% de las personas no se cepilla los dientes de manera correcta o suficiente*, lo que ha desencadenado un brote de enfermedades bucales producto de la falta de higiene.

No hay mayor secreto en cómo cepillarse los dientes. Al principio puede resultar algo complejo, pero se trata de un régimen que se vuelve mecánico una vez que nos acostumbramos a la rutina.

Cómo cepillarse los dientes correctamente

Primero que todo, existe una gran variedad de cepillos de dientes, para que puedas elegir el que mejor te sirva: cerdas suaves, medias, duras o también cepillos eléctricos.

Las técnicas de cepillado dental adecuadas permiten una limpieza profunda de toda la cavidad bucal: piezas dentales, lengua y encías, debe tomar algo de tiempo: al menos un minuto y medio (la gran mayoría de las personas tardan la mitad del tiempo).

La forma correcta de empezar el cepillado es hacer movimientos suaves y cortos forma circular en todas las piezas dentales, poniendo especial atención en la unión de la encía y en los espacios interdentales, donde se acumula más sarro; tampoco debes olvidar las muelas posteriores y los lugares de difícil acceso, como la parte trasera de los dientes.

Los primeros movimientos deben hacerse de forma circular para ayudar a despegar los residuos de comida y sarro, después de eso se debe hacer un movimiento vertical: hacia abajo en los dientes de arriba y hacia arriba en los dientes de abajo, para remover toda la placa. Por último, no debes olvidar cepillarte la lengua a conciencia, con movimientos rectos y delicados para no lastimarte.

cepillarse los dientes correctamente paso a paso:

  • Enjuaga tu cepillo de dientes y coloca una pequeña cantidad de pasta (preferiblemente con fluoruro)
  • Coloca las cerdas del cepillo dental a 45° con respecto a la pieza dental
  • Comienza a hacer movimientos circulares, asegurandote de cubrir toda la superficie de la pieza, luego continúa con movimientos verticales suaves.
  • Después comienza a cepillar la cara interna de cada diente y muela con cuidado de no lastimarte, utiliza la misma técnica de cepillado vertical, de atrás hacia adelante.
  • Con movimientos circulares, cepilla la zona masticatoria de las muelas (la parte de arriba), asegurándose de remover todos los residuos de comida y suciedad.
  • Cepilla repetidamente tu lengua para mejorar tu aliento.
  • Enjuaga tu boca y escupe el agua y la crema con los residuos.
  • Antes de guardarlo, enjuaga también tu cepillo dental.

Tips adicionales para una buena salud dental

  • Además del cepillo de dientes es recomendable usar hilo dental después del cepillado para eliminar el 100% de los residuos de comida.
  • Para los fumadores es recomendable enjuagarse la boca después de fumar, es ayuda a eliminar las bacterias que causan mal aliento y dientes amarillos.
  • Cepillarse cuidadosamente antes de acostarse a dormir.
  • Utiliza enjuague bucal de buena marca después del cepillado para tener un aliento más fresco.
  • Mantén tu cepillo guardado en un lugar limpio
  • Cambia tu cepillo de dientes con regularidad.
  • Visita a tu odontólogo para una limpieza bucal profunda una vez al año.

¿Cada cuánto hay que cambiar el cepillo de dientes?

Para garantizar una buena limpieza bucal en el cepillado, no solamente debemos emplear la técnica adecuada durante el tiempo suficiente, también debemos asegurarnos de contar con un cepillo dental limpio y en buen estado, es decir, con cerdas aún funcionales.

Por ese motivo es que los especialistas y fabricantes recomiendan cambiar el cepillo de dientes con regularidad, dependiendo del uso y la calidad del cepillo, este puede ser reemplazado cada 2, 3 o 4 meses. El secreto para saber si aun funciona es verificar que las cerdas continúen en su posición y sigan duras.

Cuida tu cepillo dental adecuadamente

  • Jamás compartas tu cepillo dental con otra persona
  • Después de cada uso lávalo con abundante agua
  • Guarda el cepillo de dientes siempre en un sitio ventilado y en posición vertical
  • Si sospechas que se ha ensuciado, puedes lavarlo profundamente con agua hirviendo.

Formulas caseras para blanquear tus dientes

A pesar de que conserves una salud bucal adecuada, el paso del tiempo siempre puede deslucir el tono blanco pulcro de tus dientes y poco a poco se van poniendo amarillentos, lo que resulta desagradable y poco agraciado para tu imagen personal, por eso te dejamos estos remedios caseros para blanquear tus dientes:

Bicarbonato de sodio:

Es un truco probado y que no afecta la salud de tus dientes.
Mezcla bicarbonato de sodio con peróxido de hidrógeno con un poco de pasta de dientes para aglutinar y comienza a usarla en tu cepillado normal pero no todos los días, con un par de veces a la semana bastará.

Los elementos abrasivos de ambos ingredientes ayudarán a retirar la película superior de sarro de los dientes, dejando la capa inferior, más nueva y blanca. Ten cuidado de uno usarla muy seguido porque pueden afectar tu esmalte dental.

Vinagre de manzana:

El elemento ácido del vinagre de manzana remueve a fondo la suciedad de los dientes. mezcla media cucharada de vinagre de manzana con tu pasta de dientes regular y cepilla como lo haces naturalmente. En pocos días verás un cambio.