como limpiar centro de planchado

Existen planchas de todo tipo (a vapor, de viaje, sin cable, verticales, entre otras), pero la única hasta el momento con capacidad superior es el centro de planchado porque fue especialmente diseñada para las familias numerosas donde lo que abunda es la ropa para planchar. Con semejante tarea por delante, lo mínimo que podemos hacer es saber cómo limpiar el centro de planchado para brindarle un correcto y oportuno mantenimiento de modo que su rendimiento perdure por mucho tiempo.

Como es bien sabido, el peor enemigo de un centro de planchado es la calcificación producto de los minerales que libera el agua, especialmente si no está destilada. Estos minerales se vuelven sedimentos o cal que termina por adherirse a todos los componentes de la plancha, como el calderín y los orificios de salida del vapor impidiendo el flujo normal y, en consecuencia, su rendimiento normal. Afortunadamente, un buen número de centros de planchado incluye un sistema de auto descalcificación, como el ‘Calc’nClean’ de Bosch o el ‘PerfectCare Elite Plus’ de Philips.

Si estás interesado en saber cómo es el procedimiento de limpieza, aquí te cuento en detalle cómo realizarlo en apenas 3 simples pasos:

REMOVER LA CAL INTERIOR: La cal que se acumula en todo el aparato es el mal principal, pero con los sistemas automatizados es muy poco lo que el usuario debe hacer. Cuando la plancha lo indique mediante la señal luminosa o sonora será hora de ponerse manos a la obra. Lo primero es llenar con agua el depósito hasta más o menos la mitad de su capacidad total y luego procedemos a encender la unidad.

A continuación, se posa la plancha dentro del recipiente de limpieza con el que haya venido, a su vez, este se coloca en una superficie segura, uniforme y estable. Ese es todo el preámbulo, ya solo queda pulsar el botón de descalcificación de tu centro de planchado e iniciará por su cuenta el proceso de limpieza.

¿Cuánto puede tardar? Pues, a cada fabricante le toma un período determinado que oscila los dos minutos. Una vez concluida la limpieza, el producto se lo hará saber al usuario.

Como recomendación, es importante que permanezcas atento mientras que la unidad trabaja y tener mucha precaución ya que en la descalcificación la suela libera grandes cantidades de vapor y agua caliente. En la medida de lo posible, evita la interrupción del ciclo de descalcificación.

como limpiar centro de planchadoLIMPIEZA DE LA SUELA: El proceso anterior elimina toda la cal que se aloja en la zona interna y limpia los orificios por donde sale el vapor. No obstante, la pieza que está en contacto con los tejidos también puede estar impura, sucia y manchada por los restos de materiales sintéticos. A pesar de que la limpieza automática es muy buena, no siempre es tan exhaustiva como para eliminar toda la suciedad de la suela.

De ser así, primero tendrás que esperar un buen rato hasta que el centro de planchado se enfríe para poder manipular el dispositivo. Cuando esté frío, coge un pañito suave de algodón y humedécelo con vinagre. Luego frótalo contra la suela hasta remover las manchas. Por sus propiedades, el vinagre es un líquido totalmente inofensivo para los materiales de las planchas, así que no la expone a la corrosión, por ejemplo.

A veces, los restos sintéticos no son tan fáciles de remover como nos gustaría y se requiere de una herramienta un poco más abrasiva que bien pudiera ser un cepillo suave. Otra alternativa es encender la plancha con la temperatura mínima y con la función de vapor inhabilitada. Esta vez cogemos un pañito más grueso que ayude a aislar el calor y en adición a ello, lo doblamos tantas veces como sea posible. De nuevo volvemos a frotar, pero como la suela ya no está fría, es una técnica más delicada que requiere ser más cuidadosos.

LIMPIEZA DEL CALDERÍN: El último paso para culminar de descalcificar el centro de planchado involucra al calderín, que merece la pena destacar, es el procedimiento más sencillo y que no supone ningún tipo de peligro.

El calderín se trabaja en frío, por eso si vienes de realizar la auto descalcificación de la plancha, entonces primero hay que esperar un tiempo prudente hasta que la plancha esté fría al tacto. El calderín posee un tapón por donde se rellena con agua y si al destaparlo observamos que todavía contiene un poco de líquido, se procede a vaciarlo por completo y se vuelve a rellenar con agua limpia del grifo.

Cerramos otra vez el tapón para evitar que el agua escape y lo único que tenemos que hacer es agitar el aparato. Ojo, que no es con vehemencia, sino más bien una batida moderada durante algunos breves segundos. Finalmente, lo único que falta para terminar la limpieza calderín centro de planchado es retirar completamente el agua y de nuevo, insertar el tapón correctamente.

Algunos centros de planchado también vienen con un filtro antical que te recomiendo no dejes pasar por alto. Solo hay que retirarlo y ponerlo bajo el grifo un rato hasta que sean removidos todos los restos de cal. Si vamos a hacer la limpieza, hay que hacerla bien y completa.

Como medida preventiva, antes de volver a usar tu centro de planchado sobre alguna prenda de vestir, es importante pasarla primero por otra tela, una que esté ya vieja, pero limpia. Esto lo haremos por si acaso han quedado partículas o sedimentos libres que sean capaces de manchar la ropa, entonces terminan de ser removidos en el paño.

En conclusión, ciertamente a cualquiera le resultará un trabajo tedioso y fastidioso, pero no queda más remedio que realizarlo, a menos que no nos importe dañar una prenda, esa camisa que tanto nos gusta o los vaqueros que recién hemos comprado. Por otro lado, la limpieza no tiene por qué ser tan regular, de hecho, suele ser cada dos meses, pero todo dependerá de la frecuencia con la que el usuario la use y la duración de las sesiones.

 

Otras lecturas: