Ya hemos hablado antes de la técnica correcta del cepillado dental y la importancia que este tiene para nuestra salud bucal y nuestro cuidado personal en general, si, es necesario que aprendamos a cepillarnos los dientes de forma correcta, pero también es imprescindible contar siempre con un cepillo de dientes en estado óptimo y por ello tenemos que aprender cómo limpiar un cepillo de dientes.

La mayoría de las personas pasa por alto el mantenimiento de un cepillo de dientes porque lo ve como un instrumento desechable y por ese motivo jamás se preocupan en desinfectar cepillo de dientes ni una sola vez en todos los meses de su vida útil.

Bueno, la cuestión es que, a pesar de ser desechables, los cepillos deben desinfectarse continuamente para que puedan hacer un mejor trabajo en la limpieza bucal. El cepillo generalmente está ubicado en el baño y si este no está siempre impecable, puede infectarse con bacterias que, al trasladarlas a nuestra boca, nos producen mal aliento y puede inclusive provocar enfermedades e infecciones.

Es así, inclusive si solamente tiene un par de semanas de uso y las cerdas aún lucen como nuevas, es necesario que aprendamos cómo limpiar los cepillos de dientes adecuadamente si queremos conservarlos siempre en estado óptimo.

Pensando precisamente en la poca información que existe al respecto, hemos realizado una investigación antes de redactar este artículo, averiguando y probando los mejores métodos para desinfectar cepillos de dientes, tanto cepillos desechables corrientes como los costosos cepillos eléctricos.

Dale un uso adecuado a tu cepillo de dientes

Antes de comenzar a hablarte sobre las mejores formas que descubrimos para limpiar y desinfectar el cepillo de dientes, queremos hablarte de algo más básico, y es que la manipulación y el cuidado diario que se le da al cepillo es tanto o más importante que limpiarlo periódicamente.

Cepillarnos los dientes es una tarea que a menudo hacemos con mucha prisa en la mañana porque estamos apurados por llegar a tiempo a la oficina y producto de eso, no solamente nos cepillamos los dientes de manera deficiente, también comprometemos la higiene de nuestro cepillo por descuido.

Recuerda que si le das un trato adecuado y cuidadoso, estarás evitando la contaminación de tu cepillo en el día a día. Para ello te damos algunos consejos de manipulación de tu cepillo de dientes.

  • Siempre asegurate de tener las manos limpias y desinfectadas antes de tomar tu cepillo de dientes. si es necesario lávate las manos con agua tibia y jabón antiséptico.
  • Antes de cepillarte enjuaga profundamente las cerdas de tu cepillo con agua tibia para ablandar las cerdas y ayudar a retirar posibles residuos.
  • Algunos especialistas recomiendan remojar el cepillo unos segundos en un poco de enjuague bucal con alcohol para ayudar a eliminar bacterias.
  • Lava periódicamente tu cepillo usando un producto especial para desinfectarlos (una vez a la semana debe bastar)
  • Luego del cepillado asegurate de retirar toda la crema de las cerdas y enjuagar abundantemente para retirar cualquier sucio o residuo. Algunas personas compran una carcaza para mantener el cepillo aislado, otras recomiendan guardarlo en una solución de peróxido de hidrógeno.

¡Cuidado!

Cuándo sospeches que tu cepillo ha sufrido una contaminación de grandes proporciones, no intentes desinfectarlo; en lugar de ello sólo deséchalo y ve por uno nuevo a la tienda.

A pesar de que todos los métodos que te vamos a dar a continuación son muy eficaces, cuando la contaminación es muy fuerte (por ejemplo si el cepillo se cae al agua del inodoro), lo mejor es simplemente ir por uno nuevo y no arriesgarse.

Cómo se debe guardar el cepillo de dientes

  • Es importante que después de cada uso que le des al cepillo de dientes lo laves como te hemos explicado y lo dejes secar bien antes de guardarlo.
  • El cepillo de dientes debe guardarse de forma vertical para que escurra la humedad restante
  • Debe guardarse en un lugar seco y ventilado para evitar la proliferación de hongos.
  • Si vas a ponerle un forro o carcaza, asegurate que sea un modelo que cuente con agujeros de ventilación

Cómo desinfectar un cepillo de dientes: mejores métodos

Tal como te comentamos al comienzo, todos los métodos que te vamos a dar a continuación están probados, son recomendados por expertos y han probado ser seguros, tanto para evitar accidentes en casa, como para evitar infecciones, reacciones alérgicas o enfermedades ocasionadas por la ingesta de alguna sustancia.

Vinagre blanco

El vinagre blanco es un ingrediente de cocina muy común y económico, por lo que seguramente siempre vas a contar con un poco en casa para poder limpiar cepillo de dientes sin problemas.

Gracias a su carácter ácido, es un componente perfecto para ayudar a eliminar las bacterias y virus que puedan haber contaminado el cepillo en un momento de descuido (caidas, roces, etc.)

La operación es muy sencilla, solamente debes llenar con un poco de vinagre un recipiente muy limpio (preferiblemente de vidrio) y colocar los cepillos boca abajo durante varias horas (puede ser toda la noche sin problemas). No es necesario que retires después el vinagre de las cerdas ya que este funciona como un gran remedio para despegar el sarro de las piezas dentales.

Enjuague Bucal

El enjuague bucal contiene una buena concentración de alcohol y otros elementos bactericidas que son perfectos para eliminar los contaminantes de tu cepillo como lo hacen en tu boca.

El proceso es igual: llena un recipiente con un poco de enjuague bucal y deja remojar el cepillo unas horas. Antes de sacarlo sacúdelo un poco para que bote los residuos de entre las cerdas.

Bicarbonato de sodio

El polvo de bicarbonato es perfecto si buscas cómo limpiar cepillo de dientes eléctrico. Mezcla una cucharada de bicarbonato con un poco de vinagre para crear una pasta y utilízala para limpiar el cabezal del cepillo de dientes. Puedes dejarla un rato para un efecto más efectivo.

El mango y sistema puedes limpiarlo con un un paño desechable y alcohol o agua oxigenada pura. Un poco de agua con un par de gotas de cloro te sirve para una limpieza profunda del sistema completo (sin el cabezal)