como planchar un pantalón

Los hombres visten vaqueros la mayoría del tiempo desde hace ya varios años y la moda no apunta a que vaya a volver a los pantalones clásicos dentro de poco. No obstante, en cualquier momento nos toparemos con una ocasión que amerite llevar pantalones formales, bien sea para una entrevista de trabajo, una boda, alguna reunión en la iglesia, entre otros. En esta oportunidad nos damos cuenta todos de lo valioso que es llevar la ropa bien planchada y cuán importante es saber cómo planchar un pantalón.

Lamentablemente, es muy habitual que los hombres no se involucren en el planchado de los pantalones, ni de ninguna prenda en general. La mayoría asegura que le teme a dañarlo con los desagradables brillos. Los únicos motivos por lo que esto sucede es que el usuario selecciona una temperatura más elevada de la que debería o bien porque repasa la misma zona una y otra vez.

como planchar un pantalónAsimismo, es recurrente escuchar que desconocen por completo el procedimiento y piensan que es complicado. Pero la verdad es que la cantidad de material en internet para aprender a planchar es abrumadora, desde vídeos en YouTube, como este tipo de post. Hay otros andan por ahí que ni siquiera se han enterado de que los pantalones también deben plancharse. Finalmente, también es de lo más común escucharlos decir que no planchan sus pantalones porque nadie lo notará. Evidentemente, habrá muchos que no lo notarán en lo más mínimo, pero otros sí, en especial las mujeres.

A continuación, os presento toda la preparación que conlleva planchar pantalones:

  • Revisar la etiqueta del pantalón. Esta es una recomendación válida para cualquier prenda, ya que el fabricante es quien puede proporcionar la mejor información sobre los tejidos utilizados, de qué manera lavar esta ropa y por supuesto, qué configuración aplicar en el planchado. Cualquier advertencia pertinente sobre los tejidos estará en esta etiqueta.
  • Trabajar sobre una superficie plana y a una altura que favorezca la manipulación de la plancha. Estamos hablando de una mesa de planchado, por supuesto, porque además está especialmente diseñada para no formar arrugas y adaptarse a la forma de las diferentes prendas.
  • Ajustar la temperatura al nivel recomendado. Si en la etiqueta no aparece esta información, en la mayoría de las planchas encontrarás una guía de qué temperatura seleccionar en base a cada tejido.

Si ya en este momento habéis asegurado cada una de las recomendaciones anteriores, entonces ya estáis listos para aprender varias claves y trucos para planchar más efectivamente y rápido.

Bolsillos:

A priori, a muchos les sonará extraño pues ¿qué sentido tiene planchar los bolsillos si no se ven? Están por dentro y solo a la vista de tu billetera, sin embargo, si te gusta usar los pantalones pegados y los bolsillos están notablemente arrugados, se van a marcar y serán visibles. Para impedir que esto suceda, tan solo saca los bolsillos y plánchalos. A propósito, como casi todos están hechos de algodón probablemente requiera una temperatura mayor que para el resto del pantalón.

Cintura:

Antes de reintroducir los bolsillos al pantalón, primero se suaviza el área del cinturón. Tan solo se deja reposar la plancha un par de segundos sobre la cintura en lugar de desplazarla como de costumbre. El propósito de tal procedimiento es que el pantalón quede delgado y sea más simple manipularlo. Cuando ya haya quedado perfectamente alisado, entonces será momento de regresar los bolsillos a su lugar habitual.

Raya del pantalón:

La raya o pliegue del pantalón es un símbolo distintivo del planchado de esta prenda en particular. Para los que desconocen cómo planchar un pantalón con raya, lo primero que debe hacerse es recostar los pantalones sobre la mesa de planchado dejando la parte más baja al final de la mesa y la parte del cinturón justo en el otro extremo. No te preocupes si tu mesa se quede corta, la cintura puede colgar un poco sin problema.

como planchar un pantalon con raya

El siguiente paso es ubicar las dos costuras paralelas del pantalón en uno de los lados y unirlas colocándolas una encima de la otra. En esta posición se formará la raya o línea del pliegue que estamos buscando. Ahora con cuidado se ejerce presión sobre el doblez y de lleva la plancha de arriba hacia abajo. Después de terminar con una pierna, entonces se repite exactamente el mismo procedimiento con la otra hasta lucir rayas perfectamente delineadas.

Mucha atención con la forma en la que acomodas las costuras porque si están desalineadas, por mínimo que sea, va a formar un pliegue choreto y desprolijo. En cuanto a su longitud, el pliegue suele llegar hasta la altura de los bolsillos, un poco más debajo de ellos, pero nunca más arriba. así que dicho esto, tan solo están faltando la parte de los bolsillos tanto frontales como traseros.

Frente:

Con el pantalón casi 100% terminado, solo faltan las partes más sencillas, que es el frente por donde se ubican los bolsillos y la parte posterior. Tan solo se recuesta sobre la mesa de planchar y se desliza la plancha de abajo hacia la cintura para no entorpecer el trabajo que se ha hecho con los pliegues. Como los bolsillos están debajo, antes de pasar la plancha asegúrate bien de que estén bien acomodados en el interior para no formar nuevas arrugas.

Con este último paso, el planchado del pantalón ha terminado y lo único que falta es guardarlo en el closet o gavetas. No cometas el error de muchos que apenas acaban de planchar doblan el pantalón. Primero debe dejar que la prenda repose un rato, que se enfríe durante algunos minutos antes de colgarla. De lo contrario, lo más seguro es que se vuelvan a formar arrugas con las que te toparás cuando te quieras poner el pantalón. Esta recomendación aplica con cualquier ropa, desde luego.

Quizás, el procedimiento de planchado y la técnica que requiere no es para todos, pero sin duda alguna, para lucir y dar una buena imagen al mundo, la ropa bien planchada cuenta tanto como la higiene de cada quien.

 

Otras lecturas: