como planchar una camisa

¿Has escuchado decir que una camisa sin planchar es la mejor muestra de que alguien no es atento a los detalles? Es completamente cierto porque, si no eres capaz de realizar esta tarea, es improbable que puedas ser tomado en serio en las situaciones más formales. Todo individuo, hombre o mujer debe saber cómo planchar una camisa. Pero es que es muy difícil y tedioso, ya escucho a muchos de vosotros diciéndolo. Pues, la verdad es que no.

Además, más allá de proyectar una mejor imagen de la ropa y uno mismo, el planchado también ofrece algunas ventajas que quizás no conocías como, por ejemplo; planchar la camisa sin necesidad de lavar toda la prenda por completo. Es decir, enfocándose nada más en las áreas que realmente necesitan ser lavadas, como el cuello o lo puños. Aplicar este recurso extenderá la vida útil y apariencia de tu camisa. Por otro lado, planchar uno mismo reduce notoriamente los gastos de lavandería, puesto que en un año se ahorrarían unos 250 euros. De esta manera, si aún no conoces los pasos de cómo planchar una camisa muy arrugada, llegaste al lugar indicado para aprender.

Esto es todo lo que necesitarás:

  • como planchar una camisaUna plancha limpia: Es la herramienta más importante por obvias razones. No obstante, la suela debe estar libre de óxido y sedimentos para no manchar los tejidos.
  • Una camisa limpia: El calor liberado por la plancha hará que cualquier mancha en los tejidos se adhiera perpetuamente, por lo tanto, la camisa debe estar limpia, recién lavada si es posible.
  • Mesa de planchar: No es un requisito indispensable, pero esta herramienta simplifica notablemente el trabajo.
  • Agua destilada: Reduce las posibilidades de que la plancha queme la ropa y controla eficientemente la formación de cal en la plancha.

Dicho todo eso, estamos listos para conocer los pasos básicos y conocer algunos trucos para planchar camisas:

  1. El cuello: Hay que comenzar desdoblando el cuello y planchar por los bordes primero en dirección hacia el centro. Es importante que sigas esta dirección, de lo contrario, si vas del centro hacia afuera es probable que se formen nuevas y profundas arrugas. Básicamente es lo principal de cómo planchar el cuello de una camisa.
  2. Los puños: En primer lugar, hay que planchar el interior de los puños para eliminar las arrugas más arraigadas. Como en el paso anterior, de nuevo comenzamos por los extremos y hacia el centro. Para terminar con los puños, tan solo se debe repetir el procedimiento planchando ahora del lado externo. Ojo, porque aquí sí hay que prestar especial atención a los botones y planchar cuidadosamente alrededor de ellos y jamás posarse encima, de lo contrario, el daño será inminente.
  3. Las mangas: Las mangas son la sección más compleja de una camisa porque es la única donde se planchan una tela encima de la otra. Este aspecto requiere de mayor atención cuando se coloca la camisa sobre la mesa. Debe estar perfectamente alineada, si es preciso puedes, incluso, suavizar con tu mano delicadamente antes de colocar la plancha sobre ellas con el fin de reducir el riesgo de formar nuevas arrugas. Para empezar, coges la plancha y pegas la punta en los puños; ese será el punto de partida. A continuación, desliza hacia arriba hasta llegar a la zona de los hombros. Dependiendo de la tela, a veces no es necesario planchar manga camisa por ambos lados, pero si aún persisten arrugas, es absolutamente válido repetir el procedimiento por el reverso.
  4. La espalda: La espalda presenta la extensión de tela más amplia, no por ello es la parte más difícil. Más bien todo lo contrario. A la hora de planchar la zona de la espalda solo se debe prestar mucha atención si la camisa posee pliegues, de ser así, entonces lo más recomendable es planchar primero debajo de los pliegues antes que cualquier otra cosa. Después de culminado, entonces ya podrás planchar lo restante. El desafío real es manipular adecuadamente la camisa sobre la mesa de planchar sin que esta se arrugue nuevamente.
  5. Los hombros: Para planchar los hombros de la camisa hay que involucrar mucho mejor la mesa de planchado. Para esta zona en particular se debe colocar la camisa de modo que la parte angosta de la mesa entre en una de las mangas para facilitar y estirar perfectamente los hombros. Igual que con el cuello y los puños, dirigimos la plancha desde los bordes hacia el centro. Después, le damos vuelta a la camisa para nuevamente introducir la parte angosta de la mesa en la otra manga para simplemente repetir los mismos pasos.
  6. El frente: El siguiente y último paso será planchar todo el frente de la camisa, junto con el cuello, es la parte más visible, por lo tanto, merece mucha atención y dedicación. Como ya lo he advertido previamente, los botones son muy delicados por lo que hay que desplazar la planchar con precaución para evitar que se dañen o que se debiliten los hilos que los tienen fijados. El objetivo es el mismo en esta sección, brindarle un aspecto liso y presentable a toda la zona frontal. Una buena alternativa es dejar lo más complejo para el principio y dejar el trabajo menos tedioso para culminar cuando ya estamos agotados. En otras palabras, empieza planchando los alrededores de los botones cuidadosamente y solo después de eso sigue el recorrido normal. Muchos recomiendan empezar en la zona superior y moverse hasta abajo.

planchar manga camisa

Cabe destacar que no existe un método o un guía universal que instaure una única forma de planchar, ni siquiera de los pasos, de hecho, existen tantas maneras hoy en día que hay hasta formas de cómo planchar una camisa sin plancha a través del uso de otras herramientas, como con un secador o plancha de pelo, el vapor de una tetera, incluso, con una tela humedecida. Sin embargo, el resultado de una buena plancha es óptimo, más aún cuando se siguen pasos precisos y se es cuidadoso con la tela, la selección de temperatura y los botones.

 

Otras lecturas: