¿Cómo almacenar la leche materna?

¿Tienes dudas sobre cómo se debe almacenar la leche materna? no te preocupes, esto es muy común en las madres primerizas ya que existe mucha información contradictoria al respecto, además nunca faltan en casa decenas y decenas de consejos diferentes de muchas personas.

Una vez que hayas aprendido lo básico y hagas una rutina para organizarte, la lactancia materna exclusiva no debería resultar tan agotador, excepto claro por las despertadas a mitad de la noche para alimentar a tu bebé, pero claro que eso es normal.

La lactancia materna exclusiva toma cada vez más terreno en diferentes países. Son muchos los padres que hoy en día entienden y comparten el hecho de que, la alimentación exclusiva con leche materna es mucho más sana y nutritiva para los bebés.

Antes se creía que las fórmulas sintéticas poseen más nutrientes, pero estudios recientes demuestran que los bebés alimentados solo con leche materna durante los primeros 6 meses tienen mejores defensas contra enfermedades, desarrollan menos alergias y tienen un desarrollo cognitivo mucho más acelerado durante los primeros años de vida.

El reto viene junto con la falta de experiencia porque organizar la extracción y almacenamiento de la leche materna no es una tarea sencilla y muchas familias suelen equivocarse bastante por falta de conocimiento o asesoría por parte del médico.

Precisamente por ese motivo hemos escrito este artículo que está muy interesante. Aquí queremos hablarte sobre todo lo relacionado con la conservación de la leche materna.

¿Cómo guardar la leche materna?

La leche materna es un producto con una composición química muy compleja debido a su gran cantidad de nutrientes, es por eso que la manipulación, una vez que se ha extraído del seno debe ser muy cuidadosa si es que quiere conservar intactas todas sus propiedades. La conservación a temperatura inadecuada o los cambios bruscos de temperatura pueden alterar su composición y dañarla en segundos.

Si estás produciendo más leche de la que tu bebé toma y quieres guardarla para cuando estés en el trabajo o cuando estés ocupada, extraela usando una bomba sacaleche eléctrica o manual y guárdala en el congelador, ahí se conservará fresca hasta por dos semanas.

La mejor forma de almacenarla es usar botellas botellas de plástico con tapa hermética (los mismos biberones pueden servir), que hayas lavado y esterilizado previamente. Si solamente vas a refrigerar, entonces usar recipientes de vidrio también es una gran alternativa porque son más fáciles de desinfectar y no absorben olores o sabores. Si no tienes botellas disponibles por el momento, bolsas plásticas con cierre son una alternativa aceptable, aunque resultan menos prácticas de manipular y corres el riesgo de sufrir algún derrame.

Procura refrigerar o congelar la leche materna inmediatamente después de que la hayas sacado del seno. Si tardas al menos una hora en pasar la leche al congelador, entonces esta puede comenzar a saber y oler algo agrio, esto ocurre por una reacción de los lípidos contenidos en la leche.

A pesar de que un ligero cambio de sabor no significa que la leche esté mala o que tu bebé vaya a rechazarla (algo que ocurre en muy pocas oportunidades), lo mejor es que la guardas inmediatamente después de haberla extraído.

¿Cómo guardar la leche materna?

Depende del tiempo que creas que debes tenerla almacenada. Es decir, si crees que tu bebé la va a tomar antes de 3 días, entonces es mejor que solo la guardes en el refrigerador para que evites luego el proceso de tener que descongelarla.

Si ya tienes suficientes reservas para los próximos días pero sigues extrayendo leche, entonces tienes que empezara etiquetarla y congelarla, donde la leche puede durar hasta 2 semanas.

¿Cuánto tiempo dura la leche materna?

  • Dejada a temperatura ambiente de unos 25 a 32 grados centígrados, hasta 6 horas
  • En una cava con hielo, 24 horas
  • en un compartimiento del refrigerador, hasta 6 días (3 preferiblemente)
  • en un congelador puedes guardarla por semanas sin ningún problema.

Lo que debes tomar en cuenta antes de extraer la leche

  • Antes de comenzar, asegúrate de lavarte las manos correctamente.
  • Elige un lugar cómodo y con buena temperatura para extraer la leche
  • Ten limpios y esterilizados los envases donde quieres hacer la conservación leche materna. Los de vidrios son perfectos
  • Guarda la leche materna en pequeñas cantidades (calcula una toma de tu bebé)
  • Usa etiquetas para llevar un control de la fecha en que congelaste cada recipiente
  • Siempre descongela el recipiente más antiguo
  • Cuando descongeles la leche, batela un poco para mezclar las grasas con otros componentes

¿Cómo se debe descongelar la leche materna?

El proceso para descongelar la leche es delicado si no quieres dañarla, mermar sus propiedades o generar cambios en el sabor que a tu bebé no le van a gustar ni un poquito.

La mejor alternativa es descongelar la leche de manera natural, es decir, bajarla al refrigerador para que ella suba la temperatura naturalmente y evitar así el choque térmico. Otra alternativa es descongelarla utilizando agua caliente, pero jamás directamente al fuego. Calienta el agua en una estufa y una vez retirada, introduce el recipiente con leche materna.

Una vez que has descongelado y calentado la leche, lo más seguro es que veas como la grasa se separa, no pasa nada, solo agita muy bien la leche para volver a homogeneizar.

Ten en cuenta que, una vez que una dosis de leche materna ha sido descongelada, esta no puede ser vuelta a congelar por ningún motivo, solamente puede ser vuelta a enfriar para alargar su tiempo de vida unas 12 horas más, pero después de eso, si el bebé no se la ha tomado, debe ser desechada de inmediato.

Botón volver arriba
Cerrar