¿Cuáles son las mejores opciones de depilación definitiva?

Son muchísimas las personas a quienes no les gusta tener vello corporal, por lo que apelan a tratamientos estéticos especializados, como la depilación definitiva.

Últimamente se considera algo poco higiénico y estéticamente no está muy bien visto, así que prácticamente todas las mujeres y cada vez más y más hombres decides removerlos, bien sea rasurandose o depilandose. Y una vez que se ha comenzado, no se puede parar.

Una vez que nos acostumbramos a sentir una piel más limpia y fresca, pocos queremos volver a estar recubiertos de vellosidad, así que nos enfrentamos a una responsabilidad desconocida hasta el momento: la rutina del depilado.

Cuando te afeitas por primera vez las piernas, por ejemplo, pronto te das cuenta de que el vello corporal es como la mala hierba, tras unos pocos días, a lo más una semana, este comienza a salir de nuevo y los cañones de nacimiento hacen que la piel se sienta áspera y desagradable, por lo que tienes que volver a afeitarse o depilarse y esto nos quita mucho tiempo importante y, además, los productos para lograr una buena afeitada pueden ser costosos.

Es aquí cuando te das cuenta de que necesitas urgentemente optar por la depilación permanente del vello corporal, pero ¿cómo?

¿Se pueden depilar los vellos corporales de forma definitiva?

Bueno, hasta hace apenas unos años no resultaba posible, o al menos no era un tratamiento accesible para la mayoría de las personas, pues solo se realizaba en centros especializados que eran muy costosos. Por ese motivo, el común de los mortales tenía que apelar a tratamientos no definitivos, como la depilación con cera caliente o fría, un método que ofrece apenas unas semanas de piel lisa.

Durante los últimos 20 años, los avances de la tecnología y la globalización, han hecho que varios tipos de depilación definitiva sean mucho más accesibles para cualquier persona; son ofrecidos en prácticamente cualquier centro estético o inclusive existen depiladores permanentes de IPL domésticos, para que puedas depilarte en casa con resultados profesionales.

Los tratamientos de depilación definitiva profesionales puede ser algo costosos de primera mano, pero si tomas en cuenta todo lo que te vas a ahorrar de ahora en adelante solo por no tener que comprar productos de depilación durante años, te va a parecer un costo muy bajo.

Además, la depilación definitiva no solo tiene ventajas financieras, nunca más vas a tener que rasurarte el pecho apurado antes de salir al fin de semana de playa, sufriendo después por la inevitable irritación y maltrato a la piel causado por estos métodos.

¿Cuál es la mejor depilación definitiva?

Sin duda que esta es la pregunta del millón porque la verdad es que hay varias alternativas para lograr una buena depilación permanente y todas parecen ofrecer una serie interminable de ventajas y beneficios, entonces ¿Cuál es la mejor?

Tal vez esa pregunta es demasiado compleja para responder a la ligera simplemente, en lugar de eso podríamos concentrarnos más bien en: ¿Cuál es el mejor tipo de depilación definitiva para ti?

Y es que cada cuerpo es diferente y lo importante en este caso es que investigues y te informes a fondo sobre las bondades de cada tipo de tratamiento para determinar cuál de todos puede ofrecerte los mejores resultados dependiendo de tu tipo de piel, color de vello, edad, presupuesto, zona de depilación deseada, etc.

Veamos los tipos de depilación permanente que vas a encontrar en cualquier centro estético:

Depilación IPL en casa:

A todos estos métodos los llamamos “depilación permanente” pero eso no es un uso exacto del término pues nuestro cuerpo siempre se recupera y eventualmente veremos como los vellos vuelven a crecer, la cuestión es ¿dentro de cuánto tiempo?

Aunque sea así, el proceso depilatorio se encarga de debilitar el folículo piloso, por lo que, cada vez que el vello vuelve a crecer, lo hace más claro, fino y débil, hasta que en un punto es casi imperceptible.

El tratamiento de luz pulsada o IPL es una depilación a largo plazo. Con pulsos de luz focalizados, se producen quemaduras en el folículo del vello para evitar que este vuelva a crecer. El efecto no es inmediato y se necesitan varias sesiones de IPL para lograr un resultado palpable; la cantidad de sesiones varía de acuerdo a cada cuerpo, pero suele tomar entre 8 y 12 sesiones para anular el crecimiento del vello.

Los resultados de este tratamiento pueden durar años, sin embargo es necesario realizar una o dos sesiones de mantenimiento al año.

Depilación láser

Es un tratamiento mucho más agresivo que utiliza la radiación de la luz para quemar el folículo, algo muy parecido al IPL pero usando un láser focalizado en lugar de un bombillo de pulsos de luz.

Este tratamiento es mucho más preciso y agresivo con nuestro cuerpo, las quemaduras, al ser mas intensas, producen resultados más duraderos, dejando nuestra piel libre de vellosidad durante varios años sin necesidad de hacer sesiones adicionales para mantener la depilación.

Depilación casera permanente

Para algunas personas ninguno de los dos tratamientos es conveniente, especialmente para las personas de piel muy oscura o quienes tienen vellos rubios o canosos, donde la fotodepilación no muestra buenos efectos.

Quienes no pueden apelar a tratamientos estéticos profesionales puede utilizar esta receta casera, que es muy efectiva, además, todos los ingredientes son muy económicos y da resultados por un par de meses.

Crema de miel, azúcar y limón

Ingredientes:

  • 1 cucharada de miel
  • 1 cucharada de azúcar
  • 1 cucharada de jugo de limón
  • agua para debilitar la mezcla
  • 1 cucharada de harina de trigo
  • Espátula o cuchillo para untar

Incorporar todos los ingredientes en un recipiente menos el agua, mezclar hasta conseguir una pasta homogénea, de ser necesario utilizar el agua para hacerla más manejable, una pasta untable.

Una vez mezclada, calienta la mezcla usando un fogón. Espera hasta que se enfríe un poco (suficiente para entrar en contacto con la piel), untala uniformemente en las zonas que desees depilar y déjala actuar por un par de minutos. Utiliza un pedazo de tela húmedo para dar palmadas y que los vellos se entierren en la pasta. Una vez seco, tira de la cera en dirección opuesta al vello y listo.