Seguro que alguna vez has salido de compras y te has preguntado cuál es la diferencia entre licuadora y batidora, ya que ambos equipos parecen servir para exactamente lo mismo, pero no es así. Existen algunas diferencias técnicas que hacen que cada una de ellas tengan sus aplicaciones en el hogar.

Sabemos que en muchos países se utilizan equivocadamente los dos términos para referirse a un mismo equipo, pero esto es una equivocación porque ¡No son iguales!

La licuadora, cómo su nombre nos lo indica, es un electrodoméstico que sirve exclusivamente para licuar frutas o vegetales, es decir, convertir los sólidos en líquidos, separando la pulpa de la concha o la piel (que luego es desechada por un compartimiento especial).

Las licuadoras son instrumentos perfectos para preparar zumos de forma muy rápida, ya que su sistema de filtros logra separar el zumo de las frutas de los elementos que nos estorban como las semillas y la piel, dejando para servir únicamente el extracto de la pulpa.

Por otro lado tenemos la batidora o batidora de mano, que podríamos decir que es un electrodoméstico mucho más completo porque nos permite realizar muchísimas más cosas además de solamente jugos, pero lo cierto es que son equipos diferentes, diseñados para aplicaciones diferentes. Así que si, lo correcto es que tengas uno de cada uno.

Las batidoras también nos permiten convertir los sólidos en líquidos fácilmente, pero utilizando otros medios. Están equipadas con un juego de aspas o cuchillas giratorias de gran velocidad que se encargan de cortar y triturar los ingredientes hasta reducirlos de su forma líquida pero sin desechar los sólidos, como las conchas, es por eso que estos equipos son capaces de preparar batidos o smoothies mucho más densos y espesos.

Así que esta es la respuesta:

¿Puedes usar una batidora como un extractor de jugo?

La respuesta es sí. Claro que puedes utilizar una buena batidora para preparar deliciosos zumos, siempre y cuando tengas cuidado de deshacerte previamente de los elementos sólidos si es que quieres una textura acuosa y no un batido más espeso.

Por ejemplo, al tratarse de frutas con concha como la patilla, tienes que darte al trabajo de pelarlas previamente para incluir en el recipiente únicamente la pulpa, que es lo que vas a utilizar, lo mismo pasa con la naranja y otros cítricos que en el extractor simplemente introduces y la máquina se encarga de todo.

Por otro lado, tienes la desventaja de la licuadora o extractora de jugo, es decir, no puedes utilizarlas para realizar el trabajo que harías con una buena batidora.

La razón es muy simple, estos equipos no son capaces de triturar al máximo algunos elementos que son, por naturaleza, muy duros como el hielo o los frutos secos, que deben ser procesados utilizando las cuchillas de la batidora.

Tampoco puedes conseguir una textura sedosa y espumosa que solo se obtiene con el efecto del batido a alta velocidad (algo parecido a lo que ocurre con los huevos y el merengue.

Así que si debes elegir entre comprar uno u otro, la respuesta parece ser muy sencilla, es mejor invertir en una buena batidora de mano antes que en un extractor de jugo, simplemente porque este es capaz de realizar muchas más aplicaciones para ti.

Ventajas de los batidores sobre las licuadoras

  • Son equipos mucho más versátiles, que, además de jugos te permiten preparar batidos, sopas, purés, papillas y procesar alimentos rápidamente.
  • Son mucho más fáciles de mantener y de limpiar que los extractores de jugo. Después de usar solo debes lavar las hojas y el recipiente con agua en el lavavajillas, no es necesario desarmar todo el sistema para hacerle limpieza.
  • Los zumos que prepares usando la batidora son mucho más sanos y nutritivos ya que puedes aprovechar los nutrientes presentes en elementos sólidos como la cáscara.
  • Las licuadoras solo pueden ofrecer una textura aguada del zumo mientras las batidoras logran mezclas homogéneas mucho más complejas, con más cuerpo y mejor textura.
  • Puedes conseguir bebidas frías al momento de la preparación gracias a que la batidora permite procesar los cubos de hielo, mientras el zumo de la licuadora aún debe ir al refrigerador para enfriarse.

Tip importante

El uso de una batidora te permite aprovechar los nutrientes adicionales de algunos vegetales y frutas como: mango, papa, pepinos, zanahoria, etc

¿Qué debo saber antes de comprar una batidora de mano?

Potencia:

Es imprescindible que te preocupes por comprar una batidora que te ofrezca al menos un nivel de potencia decente, esto es necesario para asegurarte de que vas a poder crear mezclas muy espesas y procesar sin problemas elementos duros como el hielo o los frutos secos sin preocuparte por dañar las aspas o recalentar el motor.

Una buena batidora de mano te debe ofrecer un motor con potencia de al menos 600W. Este es un elemento que engorda un poco el precio del articulo, pero te aseguro que es algo por lo que vale la pena pagar un par de Euros más.

Velocidades:

Además de ser potente, la batidora debe tener varias velocidades seleccionables, esto te permite elegir la cantidad de potencia que requieras para lograr la textura deseada dependiendo de lo que estés preparando.

Cantidad de cabezales

De ser posible, elige un modelo que te ofrezca cabezales desmontables y varios diseño para elegir: cuchillas, palas mezcladoras, globos de batir, etc. Esto hará que el equipo sea más versátil.

Fácil de desmontar y lavar

Un equipo que sea fácil de mantener impecable generalmente resulta mucho más duradero que uno complicado. Elige un modelo que te parezca fácil de desarmar y lavar en el lavavajillas con un poco de agua.