¿Los hornos microondas son peligrosos para la salud?

¿Has escuchado alguna vez de los peligros del microondas para la salud?

A todos nos gustan los microondas; son unos aparatos electrodomésticos sumamente prácticos y facilitan nuestra vida en buena medida, ya que usarlos para cocinar o calentar alimentos es mucho más rápido y fácil que usar la estufa.

Cierto es que, desde que la comercialización del microondas para aplicaciones domésticas se disparó como un cohete a comienzos de la década de los 80; su uso y beneficios para la salud han sido puestos en duda decenas y decenas de veces por especialistas de varias áreas, alegando, entre otras cosas que, la radiación electromagnética usada para calentar los alimentos puede ser perjudicial para nuestra salud.

El tema ha causado mucho revuelo durante años y la polémica se ha generalizado, llevando el tema hasta las más altas instancias. De hecho, la factibilidad del uso de microondas ha sido discutida por el parlamento de muchos gobiernos, inclusive se consultó en el seno de la Organización Mundial de la Salud (OMS), quienes hasta el momento lo han catalogado como un electrodoméstico seguro para la salud.

Por su parte, múltiples estudios e investigaciones en todo el planeta parecen haber demostrado que el uso excesivo del microondas en casa de hecho si puede resultar perjudicial para nuestra salud.

No tenemos dudas de lo práctico que es el uso de los microondas en casa, pero ¿realmente es peligroso el microondas?

Pensando en tu bienestar, hemos decidido hacer una investigación al respecto, consultando únicamente fuentes confiables y verificables para saber si, finalmente existe evidencia concluyente de que el uso del microondas puede representar un riesgo serio para nuestra salud.

Veamos…

Microondas: Peligros para la salud

Los microondas pueden causar cáncer

Sin duda este fue uno de los primeros argumentos usados para apoyar los peligros del uso del microondas: estos pueden causar cáncer. El motivo principal de esta creencia fue la aplicación de ondas de radiación electromagnética que entraban en contacto directo con los alimentos.

Esta es una verdad a medias, o al menos una verdad manipulada. Si, los microondas producen ondas electromagnéticas radiactivas, parecidas a las que son emitidas por bombillos, televisores, rayos X y los radios. El espectro de estas ondas es enormes, y, como seguramente podrás imaginar, algunas son dañinas y otras no lo son.

La radiación emitida por casi cualquier aparato electrodoméstico son de frecuencia muy baja (bombillos, radio, microondas, etc.). Esta radiación de baja frecuencia emite ondas que no son ionizantes: es decir, las ondas que emiten estos aparatos no es capaz de modificar estructuras de moléculas de otros cuerpos, y mucho menos destruirlas o dañarlas.

Esta discusión se mantuvo durante años, hasta que la mayoría de los observatorios internacionales para la salud por fin admitieron este principio y desmintieron la creencia de que los microondas pueden ser agentes cancerígenos.

Durante los últimos años se han creado certificaciones de calidad (ISO, ACS) que auditan y controlan la cantidad de radiación que puede emitir un electrodoméstico. Así que, cualquier microondas que compres de una marca reconocida y aceptada por la agencia de regulación para la salud de tu país, emite una cantidad de radiación segura para tu salud.

Los microondas destruyen los nutrientes de los alimentos

Después de la teoría del cáncer, surgió otro mito que sugería que el uso prolongado de los microondas podrían ser perjudiciales para nuestra salud: cocinar o calentar los alimentos en microondas, destruye sus nutrientes.

Es evidente que, esta teoría se creó como producto de la falta de comprensión del sistema usado por los microondas para cocinar los alimentos, unido al principio de que: cualquier alimento, calentado de cualquier manera, cambia su composición molecular y eso puede causar que se pierda una porción de sus nutrientes.

Esto hace sonar como si los alimentos crudos fueran, en definitiva más sanos y nutritivos que los alimentos cocidos, pero no es cierto. Calentar, de cualquier forma un alimento, puede destruir las partículas de vitamina C presentes, porque este nutriente en particular no reacciona bien ante las subidas de temperatura.

Sin embargo, este principio de modificación molecular puede jugar en ambas direcciones, pues el calor también puede hacer que algunos otros nutrientes sean más digeribles o “biodisponibles” para consumir, como es el caso de algunas proteínas de origen animal, que son absorbidas más fácilmente por nuestro organismo una vez que la carne se ha cocido.

De hecho, para el año 2009 la revista Journal of Food realizó una investigación para determinar el impacto que tienen los diferentes procesos de cocción sobre los antioxidantes presentes en varios vegetales.

En el estudio se probó la cocción con microondas, hervido, horneado, plancha, presión y freidora. El resultado fue concluyente: bajo cualquier tipo de cocción, muchos vegetales pierden una porción de sus nutrientes, pero el microondas es la segunda técnica que genera menos impacto en este sentido.

El microondas puede explotar

Si, el microondas es un equipo eléctrico, así que, sí, existe un riesgo de que pueda explotar (como cualquier otro aparato), pero los accidentes asociados al uso del microondas son causados en la mayoría de los casos con un uso indebido del aparato.

La mayoría de las explosiones de microondas ocurren porque las personas introducen piezas metálicas en el interior, a pesar de que esto está terminantemente prohibido y debe ser señalado explícitamente por cada fabricante..

No calentar en plástico

Esto, de hecho, si es cierto. Al calentar alimentos en recipientes plásticos, te arriesgas a contaminar los alimentos con micro partículas que pueden ser malas para la salud. En este caso es mucho más recomendable usar recipientes de vidrio o platos de cerámica.

Afecta los marcapasos

Esto fue cierto en el pasado, sin embargo, los avances de la tecnología, tanto para los marcapasos como para los microondas, han hecho que la interacción entre ambos sea completamente segura. Lo mismo ocurre con los detectores de metales en los aeropuertos. Sin embargo, es recomendable no pararse justo al lado del microondas mientras este caliente la comida.

Botón volver arriba
Cerrar