plancha o centro de planchado

Pocas situaciones nos ponen a elegir entre dos tipos de productos para realizar una misma tarea, sin embargo, la gran duda surge a partir del desconocimiento de las propiedades o beneficios de cada uno de estos productos. Cuando ya están claros cada uno de ellos, ya es más fácil decidir qué nos viene mejor, si la plancha o centro de planchado.

En este post quiero que analicemos qué vale más la pena comprar, tomando en consideración unos cuantos factores, pero el más importante es la comodidad. Descubrir en profundidad tanto las ventajas como los inconvenientes de ambos productos para que tú mismo, por cuenta propia, determines lo que funciona y suena adecuado para ti.

En líneas generales, la característica que diferencia a una plancha de un centro de planchado es la sencillez y capacidad. Mientras que una plancha a vapor convencional es sencilla y básica en cuanto a rendimiento (inclusive, si estuviéramos hablando de la mejor marca y el modelo más moderno) un centro de planchado destaca por la potencia y capacidad para trabajar durante una jornada exhaustiva. No hay una ganadora definitiva, simplemente que una de ellas se adapta mejor a tu estilo de vida según la cantidad y tipo de ropa que poseas.

Si antes de leer este post ya sabías qué plancha comprar, de todas maneras, también encontrarás las características que toda buena plancha a vapor o centro de planchado debe ofrecer. De esta manera comenzamos:

Ventajas de la plancha a vapor tradicional

La plancha es un electrodoméstico imprescindible en cada hogar, incluso más que un microondas o un robot de cocina. Aparte, se utiliza esta herramienta con bastante regularidad; lamentablemente, no es muy querida porque nos pone a realizar una de las tareas que menos preferimos, pero imagina solo un segundo cuánto nos ha simplificado este trabajo. Desde su invención a la evolución tal cual la conocemos hoy día nos ha permitido completar el planchado con notable comodidad y sin hablar de la calidad de los resultados. Sus puntos más fuertes y que la definen son:

plancha o centro de planchadoDIMENSIONES: Gracias a su pequeño tamaño, no resulta para nada difícil conseguirle lugar en casa para guardarla. Básicamente, cabe en cualquier gaveta, estante o espacio. Viene de lujo para quienes viven en un pequeño apartamento donde no sobra el espacio. El contraste, el centro de planchado exige un lugar exclusivo y fijo para colocar la caldera.

PRECIO: Por más que estemos interesados en un centro de planchado, si no contamos con el respaldo financiero suficiente, entonces habrá que comprar una plancha a vapor. Incluso, las mejores de la actualidad no llegan a costar lo que un centro de planchado.

RENDIMIENTO: Por último, teniendo en consideración el precio y el tamaño de una plancha, nos damos cuenta que el desempeño es notable. Las mejores están dotadas con los sistemas más modernos, como lo son el antical, apagado automático, planchado vertical, golpe de vapor, ajuste de temperatura, entre otros.

Ventajas del centro de planchado

Estas ventajas también sirven como base para aprender a cómo elegir un centro de planchado.

CAPACIDAD: Es, en definitiva, el motivo de la invención del centro de planchado, la necesidad de crear una nueva especie de plancha que funcione mejor cuando hay toneladas de ropa. Puede trabajar por mucho más tiempo, el usuario no debe recargar el depósito del agua a cada rato y el suministro de vapor es constante, pudiendo, además, dar golpes de vapor con mayor frecuencia.

RENDIMIENTO: Las posibilidades de dañar una prenda a causa de una quemadura se reducen drásticamente, pues elimina las arrugas a una temperatura menor, lo que expone menos a la ropa, incuso de los brillos.

PESO: Podemos decir que un centro de planchado es más liviano que una plancha. Aunque suene contradictorio, esto es cierto si solo cogemos la plancha como tal. El centro de planchado posee su depósito de agua aparte, es decir, en el calderín, por tanto, al desplazar la plancha y levantarla se nota la diferencia. El calderín hace que el usuario levante solo la plancha y no el agua con ella.

Entonces llegamos al punto decisivo; ¿Cuál comprar? Lo podemos desglosar en los siguientes tres puntos clave:

  1. CANTIDAD DE ROPA: ¿Vives solo o en pareja? En cualquiera de los casos, una plancha a vapor tiene con qué suplir tus necesidades y punto, no hay nada más que discutir. Es innecesario gastar demás en un centro de planchado. Todo el panorama cambia si vives en una familia numerosa, digamos que a partir de 4 integrantes. En este escenario hay que ser realistas e invertir en un centro de planchado porque la ropa abundará.
  2. ESPACIO DISPONIBLE: Detalle no menor de un centro de planchado y del que algunas personas no se enteran hasta último momento: este aparato necesita permanecer en un lugar fijo, por ejemplo, en un mueble de planchado. No es para nada cómodo sacar y guardar todo el equipo cada vez que toca usarlo. Como ya muchos de vosotros habréis notado, no es muy ligero ni compacto que digamos. Entonces, si piensas conseguir comodidad con este aparato, pero no tienes espacio, mejor compra una plancha a vapor. Por ahora y solo por ahora, la opción más grande tendrá que esperar.
  3. PRESUPUESTO: De este tercer y último factor penden los otros dos porque si resulta que hay bastante ropa que planchar y sobra espacio en casa para instalar el centro de planchado, sin embargo, no nos respalda el dinero, entonces igual la alternativa disponible volverá a ser la plancha a vapor.

Marcas de renombre y trayectoria en Europa y en el mundo entero, como Philips, Bosch, Rowenta, entre otros, ofrecen excelentes planchas por debajo de los 50 euros. Estoy hablando de equipos modernos y con garantía. Por el contrario, si se cuenta con las facilidades y recursos para adquirir un centro de planchado, será mucho mejor. Al fin y al cabo, es un equipo con una tecnología superior y que en cuanto al rendimiento supera a la plancha a vapor.

En conclusión, si tu prioridad es que el planchado sea mucho más fluido, la respuesta está más que clara: el centro de planchado. En cambio, si no hay lugar de sobra en tu casa, hay poca ropa para planchar y encima, no están tan holgado de presupuesto, entonces obviamente lo tuyo es una plancha a vapor.

 

Otras lecturas: