Seguramente todos nos hemos encontrado en una situación apremiante y algo estresante: planchar una camisa sin plancha. Esto es lo más común, aunque puede pasar con pantalones, franelas, vestidos y cualquier prenda de ropa. Este problema es bastante común cuando estamos de viaje y nos alojamos en un hotel donde no tengan lavandería o simplemente porque nuestra plancha se dañó y no hemos comprado una nueva.

Para ayudar a todos nuestros lectores que seguramente han pasado por esta desagradable situación, hemos decidido hacer este artículo especial, donde vamos a repasar algunos trucos domésticos que te van a permitir quitar las arrugas de tu ropa de forma sencilla sin necesidad de disponer de una plancha de ropa.

Después de este leer nuestro artículo no vas a volver a llegar a una reunión de trabajo sin estar presentable, con la camisa llena de arrugas. Todos los trucos de los que hablaremos a continuación han sido probados para demostrar que son efectivos y seguros; sin embargo deben llevarse a cabo con mucho cuidado, ya que en todos los casos vamos a estar manejando material caliente.

¿Estás listo?

A continuación te dejamos 7 métodos muy sencillos y prácticos, en caso de que te veas obligado a planchar ropa sin plancha; todos están ideados para llevarse a cabo con instrumentos sencillos, que puedas encontrar en tu casa o en cualquier habitación de hotel.

7 trucos: Cómo planchar la ropa sin plancha

Usa un secador de cabello

Recuerda que para eliminar las arrugas debes poder estirar las fibras de la ropa, y para eso es necesario calentarlas. Si te encuentras lejos de casa, en una habitación de hotel, lo más parecido que vas a tener a la mano es el secador de cabello que suele estar en el baño, pues bien, eso tendrá que valer.

Para poder planchar con el secador de cabello lo que debes hacer es colgar la prenda de una percha y a continuación concentrar la corriente de aire en la temperatura máxima en la zona que pretendas planchar; ya verás cómo en unos instantes empieza a alisar sola. Cuando esté bien caliente, descuelga y sacudela bastante para darle el toque final.

Plancha de cabello

Un consejo especialmente útil para las mujeres. Si las arrugas de la ropa son muy profundas para el efecto superficial del secador de pelo, siempre puedes utilizar tu plancha de cabello.

La mejor forma es colgar la ropa en un perchero y utilizar la plancha para ir alisando la prenda poco a poco.

Métela en la secadora

Tal vez estás a punto de salir a una reunión de trabajo y te das cuenta que la plancha de ropa dejó de funcionar ¿fin del mundo? para nada, solo toma tu prenda de ropa y métela un par de minutos en la secadora de ropa a temperatura media; cuando la saques solo sacudela un poco para estirar las fibras y listo, como recién salida de la tintorería.

Usa una olla caliente

Este pequeño truco lo tienes que hacer con mucho cuidado y no es recomendable en ropa muy delicada, en cambio es perfecto para pantalones y camisas de algodón. La idea es usar el fondo de una olla de acero como si se tratara de una plancha. Sólo debes llevar la olla a fuego en la estufa hasta que caliente un poco (no debes dejar que caliente demasiado), luego lleva la olla caliente y pásala sobre la prenda que quieres planchar.

Si te ves obligado a planchar prendas delicadas usando este método, entonces puedes valerte de un paño delgado un poco húmedo para colocarlo encima de la prenda y sobre ella pasar la olla caliente, el paño dejará pasar algo de calor para estirar las fibras pero protegerá la tela contra posibles quemaduras.

Vapor de la ducha caliente

Este es otro truco que resulta ideal si estás pasando la noche en un hotel y no tienes una plancha a la mano. Si tienes que ir a una reunión o fiesta y no tienes tiempo para ponerte a inventar formas de planchar tu ropa, haz lo siguiente:

Cuelga tu prenda arrugada en el baño, en un punto cercano a la ducha, donde pueda recibir la mayor cantidad de vapor posible pero con mucho cuidado de que no se vaya a mojar. Luego enciende la regadera con temperatura muy alta; mientras tu te bañas normalmente la prenda absorberá todo el calor de la humedad y quedará lisa con tan solo sacudirla un par de veces.

Usando una tetera o agua hervida

El principio de este truco es aprovechar el mismo vapor que se produce en la ducha pero en menor escala, por lo que resulta ideal para aflojar arrugas en zonas pequeñas y los pliegues de la ropa.

Solo debes poner a calentar una tetera con agua a temperatura muy alta. Al cabo de unos minutos, cuando el agua toque el punto de ebullición y comience a salir vapor por el agujero, sitúa la prenda de ropa a unos 20 centímetros de distancia justo en la salida y espera a que la tela se caliente lo suficiente como para alisar manualmente.

Aerosol anti arrugas

Esta la hemos dejado de último porque realmente no es un truco, es una medida de respaldo que requiere previsión de tu parte, pero no deja de ser útil.

En supermercados puedes conseguir un producto comercial en spray que funciona para eliminar arrugas de la ropa en seco y sin necesidad de calor, solo debes aplicar un poco en la zona deseada y esperar a que haga efecto, eliminando las arrugas al instante sin tener que tocar una plancha.

Es una buena idea tener siempre a la mano este producto cuando tengas que ir de viaje, te será muy útil en caso de emergencia.