tipos de planchas de ropa

 

El planchado es una tarea hogareña que a solo unos pocos elegidos nos gusta hacer, pero el rechazo que un gran porcentaje de personas siente hacia esta actividad empeora exponencialmente cuando no sabemos qué plancha comprar y terminamos adquiriendo la menos indicada para nosotros.

Las características disponibles en las planchas varían bastante dependiendo de cuánto esté dispuesto a invertir cada quien. Las hay de variados tamaños, formas y colores, unas más portables que otras. También las hay con desempeño profesional para acabados perfectos y más. El común denominador para saber cómo elegir una plancha es fijarse en la durabilidad, facilidad de uso y la inclusión de las características especiales que tú necesites. Sin más rodeos comencemos entonces con diversos tipos de planchas de ropa:

Plancha básica

tipos de planchas de ropaTal como lo dice su nombre, es la plancha estándar, un modelo cuya suela totalmente está hecha de metal y que incluye un termostato para regular la temperatura. Estas son las unidades más económicas del mercado, proporcional al rendimiento porque apenas pueden suplir algunas necesidades, al fin y al cabo, lo único que pueden hacer es proporcionar el planchado en seco, así que algún tipo de aerosol o almidón es indispensable para un resultado aceptable. Por último, estas planchas son pesadas, carecen de funciones adicionales, por ejemplo, cable retráctil o apagado automático.

Plancha a vapor

Son, de lejos, el tipo de plancha más popular del mercado. Como característica más distintiva está la incorporación de un pequeño reservorio de agua en el interior. El líquido almacenado en su interior es utilizado por el dispositivo para producir una generosa corriente de vapor, que tan efectiva resulta para eliminar las arrugas. En sí, el vapor suaviza los tejidos, alivia el trabajo del usuario y conlleva a que el resultado final sea más prolijo.

En adición, la mayoría de ellas tiene la función de golpe de vapor para hacerle frente a las arrugas que se resisten. Asimismo, la función de cable retráctil también está presente para facilitar el desplazamiento por toda el área de la ropa y de la tabla de planchar. Por otro lado, la plancha a vapor es un dispositivo con varias medidas de seguridad incluidas como, por ejemplo, el apagado automático. Se activa en caso de que la plancha dure encendida un tiempo prolongado sin utilizarse o si la temperatura empieza a ascender descontroladamente.

Al tratarse de las planchas con mayor presencia en el mercado, la variedad de modelos es tremenda, desde algo tan simple como los colores, la potencia, la capacidad del reservorio de agua y el poder con que se libera el golpe de vapor.

Plancha Vertical

La más reciente innovación en el mundo del planchado de ropa es la plancha vertical. Como cualquier plancha a vapor convencional, la vertical libera una corriente de vapor. Lo que la hace diferente es que, además de que podemos usarla de manera horizontal, también funciona igual de bien en posición vertical. El vapor por sí mismo tiene la suficiente potencia para eliminar arrugas y la ventaja de esta modalidad es que la ropa se maltrata mucho menos al no estar en contacto con la suela. Este hecho coge mucha más fuerza cuando los tejidos son muy delicados, como la seda.

En comparación con otros métodos, la plancha vertical ofrece un rendimiento más veloz y que, aunque cueste más dinero que una plancha a vapor, recompensa al usuario ahorrando valioso tiempo.

Centro de planchado

como elegir una planchaLas planchas descritas hasta ahora contribuyen con acabados excelentes, especialmente las últimas dos, sin embargo, el centro de planchado llega para suplir una necesidad que hasta ahora estaba en el aire: manejar grandes cantidades de ropa. Con una plancha a vapor se puede planchar tanto como desees, no obstante, el rendimiento no es el mismo, las pausas para recargar el depósito de agua son constantes y el vapor liberado es moderado.

Para contrastar con el centro de planchado podemos comenzar con el peso de la plancha. Al no tener el depósito dentro de la plancha, sino que cuenta con un calderín, el peso de la plancha es inferior, resultando así en un equipo con mayor maniobrabilidad, que causa menos fatiga y dolor en los brazos. En segundo lugar, destaca la potencia, mucho más elevada que permite una fuerte, constante y abundante generación de vapor. Dentro de este mismo punto cabe incluir el golpe de vapor, una herramienta valiosa e imprescindible de la que se puede hacer uso en cualquier momento sin tener que esperar a que se genere más vapor, como es habitual en modelos normales
.
Por último, el reservorio de agua es enorme en comparación con cualquier otro tipo de plancha, por ende, no es necesario recargar a cada rato. Cada una de estas características del centro de planchado promueven un trabajo más cómodo, menos tedioso y finalmente, más breve. A pesar de que su precio es mayor, es un equipo idóneo para familias numerosas donde abunda la ropa.

Plancha de viaje

La plancha de viaje es la versión más reducida de todas por obvias razones. Están especialmente diseñadas para ocupar el mínimo espacio en una maleta, en primer lugar, gracias a sus dimensiones y segundo, porque además pueden plegarse, dando como resultado un dispositivo miniatura que apenas se notaría en el equipaje. Algunas son a vapor como cualquier plancha convencional y otras no, pero lo cierto es que son realmente prácticas para planchar un par de camisas en poco tiempo en un viaje y así lucir presentable en una cena, en una entrevista o reunión.

Plancha sin cable

Inmediatamente podemos intuir de qué se trata este modelo. No es una tecnología nueva en lo que inalámbrico se refiere, pero sí en el mundo de las planchas. La gran ventaja de estos ejemplares es que gozan de la mejor maniobrabilidad posible al no poseer ningún cable que entorpezca los movimientos ni que sabotee los lugares que ya han sido planchados. Aún se trabaja en la potencia ligeramente por debajo de lo habitual, pero por lo pronto su funcionamiento es aceptable y promete mucho a futuro.

 

Otras lecturas: