Un deshumificador es un aparato domestico que sirve para eliminar el exceso de vapor de agua existente en el aire de forma inmediata, creando un ambiente de calidad, confortable y beneficioso para las personas y mascotas.

Cuando hay exceso de vapor de agua, el aire se condensa; a una determinada temperatura, debe existir un nivel óptimo de humedad. La relación entre vapor de agua presente en el aire y la cantidad de agua en estado gaseoso necesaria para que el aire se condense se conoce como humedad relativa.

Si al medir encontramos que hay un 25% de humedad relativa, esto quiere decir que una cuarta parte del aire es húmeda y el resto es seco. Y como ningún exceso es bueno, el balance se logra cuando hay entre un 40 y un 60% de humedad atmosférica; por encima de estos valores es muy probable que un porcentaje susceptible de la población sufra de asma, alergias y/o problemas de piel como dermatitis o eccema.

¿Cuándo necesito comprar un deshumificador?

Algunas personas consideran que los deshumificadores son artículos de lujo, sin embargo, para muchos otros estos aparatos son más bien una necesidad y ahora te decimos por qué:

  • Cuando hay demasiada humedad y esta se filtra por los puntos débiles de la casa, el ambiente se vuelve incómodo, los equipos se deterioran e incluso, puede que aparezcan malos olores en los objetos personales, como la ropa y los calzados.
  • La humedad es caldo de cultivo para los microorganismos como las bacterias, el moho y los ácaros. En ambientes muy húmedos y no protegidos, el moho se propaga rápidamente por las paredes, el techo, las puertas y el suelo. Todos estos organismos son dañinos para la salud, especialmente para aquellas personas que sufren de alergias respiratorias muy severas.
  • La humedad en exceso produce la degradación y enmohecimiento de la estructura y los cimientos de la casa, estamos hablando de vigas, maderas, revestimiento, el metal, las paredes, la pintura, etc.

¿Cuáles son las ventajas de usar un deshumificador?

  • El deshumificador ayuda a mantener la calidad del aire, creando un ambiente cálido, confortable y adecuado para las personas que ocupan el lugar; además, previene la aparición de gérmenes y bacterias nocivas para la salud, así como los procesos inflamatorios que se puedan originar por su causa.
  • Protegen y mantienen la integridad física de la vivienda, ayudan a prevenir las deformaciones ocasionadas por la descomposición, degradación y oxidación de los materiales de la construcción.
  • Ahorras dinero. La calidad del aire depende de una serie de factores, cuando el nivel de humedad relativa es segura y estable, el proceso de climatización resulta mucho más sencillo y el aire acondicionado consume menos energía para equilibrar la temperatura en el interior de la casa.
  • Incrementa la cantidad de aire seco en el interior de la vivienda, lo cual facilita el desarrollo de diversas actividades como secar la ropa, limpiar la sala, mejora el ánimo, etc.
  • Previene el crecimiento de alérgenos, mejorando así la salud general de los individuos.